Category

Desafío 2009 “la revancha” – Día 56 – Eliminación #10

Por Maria()… y Patton

En playa baja, los emigrantes le cuentan a María Claudia que piensan ponerla como segunda sentenciada el juicio, junto a Chucho. Ludwig le dice que no quieren arriesgarse a nominar a Fabián, y que las mujeres de los costeños probablemente intercederán por ella para que no se vaya. Por su parte, Jesús está decepcionado de su equipo, por haber puesto a los integrantes más nuevos (los 2 cachacos) por encima de un miembro del equipo original.

Por el lado de los costeños (+paisa, +santandereana, + cachaco), Andy dice que defenderá a Fabián en el juicio en caso de que sea sentenciado, Mariluz habla algo de no dejar salir a una mujer, pero como siempre, su primer interés es salvar su propio pellejo cuando sean los naranjas el equipo juzgado.

El juicio:

Comienza con la acostumbrada carreta, ya todos los concursantes son todos unos expertos en dar respuestas de reinas de belleza, evadir la pregunta y al final de cuentas no decir nada diferente a “es un juego”, “todos son unos guerreros” etc etc.

Sonrío al darme cuenta “de que” el espiritú de Arlets continúa vivo en el programa gracias a un “si me entiendes?” de Fabián a Mallarino 🙂

La votación:

No la perdimos por andar preparando sanduchitos 😉
Igual a estas alturas no muestran el voto de nadie.

El conteo:

2 votos para Chuco.
2 votos para María Claudia.
1 voto para Ludwig.

¡¡Empateee!! Didier, por tener el brazalete, decide que el sentenciado será Chucho.

Voto sangriento:

Cucho vota por María Claudia, porque no correspondió la amistad que él le ofreció.
Fabián por María Claudia, no entendí bien la razón.
Ludwig por… (lo piensa unos segundos) Fabián, “porque el camino se estrechó” (¿?).
María Claudia vota por Ludwig, para que su voto no sea decisivo.
Didier por María Claudia, para mantener un equipo competitivo.

Didier en su discurso le dice a los costeños que “el camino se ha estrechado” (no entiendo qué putas significa eso), que no sacaron a Fabián porque lo recibieron como parte del equipo y lo consideran importante para la competencia. No les pide salvar a Chucho o a María Claudia, ya que cualquiera que salven será bien recibido en el grupo.

Chucho no duda en echar al agua a María Claudia con los costeños. Les cuenta cómo manipuló a sus compañeros para que lo sacaran diciendo que se sentía insegura con el españolete en su equipo. En su turno, María Claudia saca su mejor acento costeño mezclado con lágrimas y le pide a sus “coterráneos” que la salven.

Los costeños deliberan y deciden rescatar a Chucho, y quien esto escribe exclama ¡yes! (es que ya era hora que sacaran a la manipuladora de María Claudia).


Leave a Reply

Your email address will not be published.