17 de Julio

Hoy se me hicieron tres nudos en la garganta con su correspondiente aguada de ojo (y una que otra lágrima furtiva).
Como antes habrán leído algunos, soy de lágrima fácil.
<%image(20070718-solertour.jpg|379|255|Mauricio Soler gana etapa Tour de France 2007)%>
Mauricio Soler materializa el sueño de todos aquellos que disfrutamos de montar en bicicleta.
Foto Reuters-Yahoo
<%image(20070718-maria calle.jpg|222|345|Maria Luisa Calle gana medalla de oro en panamericanos 2007 persecución individual)%>
Maria Luisa Calle llora de emoción luego de ganar medalla de oro en los panamericanos. (y muchos la acompañamos, ahí de solidarios).
Foto AP-Yahoo

Ya entrados en gastos, un veneco ahí ganó medalla de oro … y se puso muy feliz. Tanto, que por más venezolano que fuera logró contagiar su felicidad. Y quedó de segundo un Colombiano, al cual se le hizo toda la fuerza de rigor.

Para terminar Mauricio Soler cuenta sus emociones en un muy bien escrito correo para El Tiempo*.

Finalmente llegó el esperado último kilómetro. Miré para atrás, pero desde el carro me decían que no lo hiciera, que pedaleara fuertemente. Vi los avisos en el piso y ahí sí me sentí ganador. Creo que llegué hasta el cielo y me sentí el más grande. El abrazo y la emoción brotaron y todas la cámaras se me vinieron encima y escuchaba la voz entrecortada de mis técnicos.

Y claro: nudo en la garganta.

Y bueno, es que no puedo dejar de emocionarme cuando veo un deportista en lo más alto del podio y ponen el himno de su país. Lágrima casi inmediata. El nudo en la garganta no me deja hablar. Sea Montoya, Botero, Calle, Soler (no Ricardo sino Mauricio), o Pataquiva. Es el momento, es la alegría compartida y el orgullo nacionalista junto con los sueños -propios o ajenos- convertidos en realidad. Es la metáfora de seminario de crecimiento personal de alcanzar la metas. Es la imagen del clipart de Microsoft Office 95. Es el premio al esfuerzo, al entrenamiento y al trabajo y dedicación. Y encima es que me encanta el ciclismo. Fue un buen día, como también lo dijeron acá.

Sí, debe ser por eso que cada que veo una escena de esas se me agúa el ojo. Ambos, por lo general.

Tanto éxito en disciplinas como halterofilia y ciclismo es coherente con lo buenos que somos cargando bultos y repartiendo domicilios. No offense.

*Lea el artículo completo en EL Tiempo. O aquí, cuando dentro de un mes desaparezca de dicho diario.