Por qué siempre debemos montar en bicicleta con casco

 

Casco de bicicleta roto después de accidente
Así quedó mi casco

Hoy tuve el accidente más serio que he tenido en los 19 años y medio que llevo utilizando la bicicleta como medio diario de transporte. Es el segundo, y de nuevo en Cali, de nuevo fue con un taxi. Siempre he sido convencido de a necesidad de usar el casco, pero francamente nunca pensé que llegara a necesitarlo algún día.

Todas las mañanas hago un circuito entre mi casa y un roundpoint a 7.5km. Es muy agradable, plano y seguro. Poco tráfico, poca gente (la mayoría es carretera, con paisaje de cañaduzales y todo), hay tan sólo un semáforo en todo el recorrido y hay cuatro puentes, como para darle algo de emoción a la cosa. Como hacía más de una semana no salía no quería hacer la versión larga e iba a hacer la corta, que es de 10km. Al cruzar el segundo puente sabía que tenía que irme alistando para cambiarme al carril izquierdo y tomar un retorno a unos 500m. Miré por el espejo y vi la oportunidad, aunque había un taxi que venía muy lejos. Yo iba menos rápido de lo acostumbrado, y adicionalmente el taxi parecía tener intenciones de romper la barrera del sonido, por lo que calculé mal el cambio de carril y lo último que recuerdo fue pensar “tendrá que esquivarme” y un pitazo. Luego estoy en el separador con la bicicleta, me contaron que una señora me ayudó a parar. Yo estaba confundido, no entendía que había pasado y a todo el mundo le dije que estaba bien. Un celador de una bodega al frente me hacía señas y yo le dije que todo bien, y ya me iba a devolver (dije, ok, me caí, mejor me devuelvo ya) cuando noté que faltaba el retrovisor. Me puse a buscarlo y crucé la carretera para preguntarle al celador qué había visto, y allí fue cuando supe que estaba sangrando, y me contaron lo que había pasado. El taxi huyó. Llamaron una ambulancia que nunca llegó.

Estuve ahí por cerca de una hora, me prestaron primeros auxilios y estuvieron muy pendientes de mi, hasta que me sentí mejor (menos confundido) y me empezó a doler todo. Revisé la bicicleta y milagrosamente no le pasó absolutamente nada, así como lo mío no son sino unos golpes y raspones, lo cual es otro milagro. El celador dice que duré un par de minutos tirado en el piso inconsciente (pero también dijo que volé por los aires, lo cual no tiene lógica con los raspones, el taxi nunca me tocó, seguro me rozó o me tumbó con el viento) así que me atrevo a calcular ese tiempo en 30 segundos, si es que hubo tal pérdida de conciencia. 

Al irme busqué de nuevo el espejo y lo encontré unos 20 metros adelante en la mitad del separador. Tampoco le pasó nada. Me devolví en la bici y aquí estoy, contando el cuento.

Sí, fue culpa mía. No he debido hacer ese cambio de carril tan despacio y cuando vi el taxi he podido abortar la operación, calculé mal (porque recuerdo haber visto que que el taxi iba a mil) y olvidaba que la mayoría de los taxistas caleños no son precisamente “caballeros del volante”. No lo vuelvo a hacer. Los ciclistas tenemos responsabilidad en la mitad de nuestros accidentes, si no es que más, hay que aceptarlo. 

No tengo familiares directos en Cali y Maria está en Bogotá, pero afortunadamente la esposa de mi cuñado es médico, vino, me valoró y dictaminó que tengo los mejores ángeles de la guarda. Contusiones y abrasiones, y ya. Mi suegra, mi mamá y una tía de Maria han estado pendientes de mi llamándome cada ratico (gesto del que estoy muy agradecido) ya que se supone que no me puedo quedar dormido hasta por la noche, solo por seguridad con lo del golpe en la cabeza. 

Hablando del golpe en la cabeza… solo cuando me iba me di cuenta de cómo quedó el casco! (claro, nunca me lo quité). De donde dejo esta simple y obvia reflexión: ¡usen casco! ¡siempre! ¡compren uno bueno! (aquí sí que o barato puede salir caro). Abrochénse bien el casco! (siempre lo he usado muy apretado, tengan en cuenta que si no lo hacen en lugar de ayudar lo que hace es lastimar). Si usted tenía dudas, si necesitaba una buena justificación para comprarlo… aquí tiene una. 19 años y medio y nunca me había pasado nada… hasta que me pasó, y si no hubiera sido por el casco, no estaría contando el cuento. Así de simple. ¿necesita más razones para usar el casco?


 El recorrido de hoy, al final se puede ver mi imprudente cambio de carril y todo lo que pasó después.

El inventario fotográfico de heridas, por si le gusta el morbo.  

PD
Hace 15 meses vivo en Cali y desde entonces llevo pensando en un post, que como pueden ver… no ha visto la luz. Les prometo que la verá pronto 🙂

PD2
Sí, ya sé, no me regañen. Ojalá 2013 sea el año de volver al blog, así sea una vez al mes! Prometo que lo intentaré, que no tenga que estar cerca de la fría losa para escribir de nuevo 🙂

¿Qué tan seguros son los browsers ante los intentos de phishing?

El phishing, esos correos que nos llegan cada semana diciéndonos en todo tipo de tono (desde el peor escrito hasta el que casi logra engañar) que les demos las claves de nuestras cuentas bancarias. Es un trabajo sucio, pero alguien tenía que hacerlo.

Hoy revisaba en la carpeta de spam* y encontré uno, e hice click sólo por ver qué pasaba. Ví que chrome me alertó sobre el phishing y decidí probar los otros 3 browsers que tengo instalados a ver qué pasaba. El resultado:

Phishing Davivienda comparativa seguridad browsers

El URL al que apuntan casi todos los links era http://xswi.in/

Y así reaccionó cada browser:

Chrome (16.0.912.63 m):

Phishing Davivienda comparativa seguridad browsers chrome

Opera (11.60, 1185):

Phishing Davivienda comparativa seguridad browsers opera

Explorer (9.0.8112.16421):

Phishing Davivienda comparativa seguridad browsers

Firefox: (7.0.1)

Phishing Davivienda comparativa seguridad browsers firefox

“uno de estos browsers
no es como los otros.. “

Tres de los cuatro navegadores con los que se hizo la prueba impidieron la apertura del sitio fraudulento, el único que lo abrió como si nada fue Firefox, dejando en entredicho su autoproclamada fama de ser “el más seguro”.

 

 

*bien por gmail que filtró el correo como spam, lo que reduce significativamente el riesgo de caer. 

La costumbre de twittear la placa de los taxis

Tweet de la_Leoncia

He notado que algunas personas tienen como hábito enviar a sus seguidores en twitter la placa del taxi tan pronto se suben al mismo. Supongo que habrá gente que lo hace en Facebook, aunque no lo he visto, al igual que en sus Blackberries o su MSN, qué sé yo. En la mayoría de los casos no dicen más, ya todos sabemos lo que significa que alguien escriba una placa como su estado: “va en un taxi”.

La idea es que si algo les pasa (paseo millonario, atraco, secuestro, violación), les brinda la sensación de seguridad de que por lo menos saben la placa del taxi. En principio suena a una medida de seguridad eficaz, pero pongámonos a pensar en ciertos puntos:

  1. Rara vez el tweet con la placa va acompañado de otro diciendo “ya llegué”. Entonces no hay forma de saber si la persona llegó bien a su destino o no. Dudo que si lo están atracando le den tiempo de decir “un segundo mando un tweet”.
  2. No hay un responsable directo sobre las acciones por tomar. Cualquiera podría responder ante una emergencia, pero en realidad nadie sabría ni cómo tomar la decisión de hacerlo, ni cuándo. No hay una jerarquía -por así decirlo- de toma de decisiones ni responsables de tomarlas. Usted deja el tweet, suelta esa papa caliente tipo “ustedes verán si me dejan morir”. Se tiene fe mijito.
  3. OK, supongamos que se establece una convención en la que si al cabo de X minutos no ha dicho que ya llegó es que se encuentra en alguno de los terribles escenarios antes descritos. ¿Qué hacemos? En masa llamamos a la policía a decir, “a @fulanito le pasó algo, dijo que se había subido a tal taxi (que por cierto, nunca dicen el lugar donde tomaron el taxi ni el destino) y no ha dicho nada”. ¿Qué cree que va a pasar? ¿Cree que le van a poner atención a la llamada? Ok, supongamos que sí, dado el Trending Topic en que se convirtió tras desenfrenados y eficientes RTs. ¿Cree que van a poner barricadas en toda la ciudad, van a reinstalar al bloque de búsqueda para buscar ese taxi? ¿Cree que van a encontrarlo? Recuerde, esto no es una serie policíaca gringa. Y siento desilusionarlo, pero en realidad ese tipo de cosas no se ven ni siquiera en las ciudades donde se supone que pasan las historias de esas series. A menos que sea el presidente, pero el presidente no toma taxis. 
  4. Claro, es posible que sea Trending Topic, que los tweets tengan cientos, tal vez miles de RTs. Que usted se convierta en la estrella del momento y tal vez hasta duplique sus seguidores. Pero aparte de que todo el mundo estará leyendo que usted no aparece no pasará nada diferente a que todos estarán esperando (con morbo, y admito que sería uno de ellos) una noticia, que muy probablemente vendrá de usted: “Muchas gracias por su preocupación, gracias, ay, es que me quedé sin batería, lo siento”. 
  5. Bien, supongamos que en efecto lo están secuestrando (ajá, sí) y por cosas de la vida y la gran conmoción, alguien ve el taxi. ¿Qué espera que haga? Llamar a la policía será igual de inútil, ya lo vimos en el punto dos… no van a hacer nada, y de hacerlo lo más probable es que su reacción no será lo suficientemente ágil. ¿Entonces? Sólo le queda esperar que aparezca Jack Bauer, cierre el taxi, y con una cauchera “neutralice” a los “malandrines” y lo rescate, finalizando con la completamente lógica explosión del taxi, hongo atómico incluido, claro. 

Por supuesto que publicar la placa del taxi puede llegar a ser útil, no me malinterprete. Puede servir para que usted ponga el denuncio ante la autoridad competente, la cual iniciará una exhaustiva investigación, que indefectiblemente culminará con el arresto de los sospechosos, su judicialización, enjuiciamiento y condena, como suele suceder en estos casos gracias a nuestro ágil y confiable sistema judicial. Contando, claro, con que las placas del taxi no sean falsas o “gemeleadas”, pero tranquilo, eso no se le ocurriría a ningún taxista dedicado a cometer actos criminales. También servirá para que ponga el denuncio y su banco tal vez hasta le devuelva su plata.

¿Entonces? Fresco, no me tome a mal, no tengo nada en contra de que ponga la placa del taxi, es su twitter, usted verá. Lo que intento decir es que sería más efectivo si se lo enviara por SMS o mensaje directo a su esposa, novia, mamá, o acudiente, incluso a usted mismo. A alguien a quien realmente le importe y se preocupe por usted. Los que lo seguimos en twitter por más buenas intenciones que tengamos, para serle honesto, no podemos ayudarlo. Twitter puede ser muy bueno para muchas cosas, pero no creo que esta sea una de ellas.

Y si publicar la placa de un taxi en Twitter lo hace sentir más seguro, no lo culpo. La sensación de seguridad en nuestras ciudades hoy viene siendo toda una necesidad, aparte de algo casi utópico.

Post inspirado (o mejor, catalizado) por este tweet. Aquí resumo todo lo que no pude expresar en Twitter por falta de espacio. No quiero herir sus sentimientos, pero la verdad es que no creo exagerar cuando digo que en realidad la gran mayoría ignoramos los tweets con placas de taxis. No porque no nos importe su suerte, ni porque seamos insensibles. Es porque, como dije atrás, no podemos hacer nada por usted, aunque queramos. Por cierto, @taxipedia o @denuncietaxista prestan servicios que podrían servirle si lo que quiere es quejarse o denunciar un taxista.

Nota pasivo-agresiva (o post data):

Ahora no me vaya a salir que usted escribe lo que quiere en su Twitter. Pues claro, hágalo, nadie se lo impide. Así como usted, yo estoy haciendo lo mismo: publicando mi opinión aquí. No pretendo decirle lo que debe twittear o no, ni más faltaba (me adelanto a los comentarios rabones de rigor o las quejas de a quienes les cayó el guante). Yo sólo digo que cuando publica la placa de los taxis pierde su tiempo. Si quiere seguir haciéndolo, bien por usted, no soy nadie para impedírselo ni decirle que no lo haga. Eso sí, si le pasa algo -Dios no lo quiera, la Virgen no lo permita- no espere que pase mucho. O nada.

(gracias a @mariaparentesis por su ayuda en la edición de este post, por la ideas, y a @nervioso por sus links que nunca dejan de sorprender, y por sus memes)