¡Dejen vivir a Noviembre!


Hace dos años, el mejor videoblog que ha tenido Colombia* hizo una campaña por la defensa de los derechos del mes de Noviembre. En Octubre todo es Halloween, y no terminan de desaparecer cráneos parlantes, brujas con verruga en la nariz y calabazas luminosas, para ser reemplazados casi de inmediato por toda suerte de motivos navideños**

Noviembre está en el medio, es como un mes de transición. A mi no me gusta eso de empezar a celebrar navidad con casi dos meses de anticipación. Comenzar la navidad en noviembre es alimentar el odio de los detractores de la navidad. Comenzar la navidad en noviembre es cambiar el orden natural de las cosas. Es enseñarle a los niños que madrugando mucho amanece más temprano. Es alimentar ese consumismo gringo que tiene la economía global como la tiene. Es hacerle perder el encanto a la navidad.

Adoro la navidad. Siempre la he pasado con mi familia y siempre la asocio con cosas positivas. Se aproxima esa oscura fecha para nosotros, los puristas de la navidad. Los que crecimos relacionando Diciembre con vacaciones y Diciembre con los regalos de navidad. Los que celebramos en familia en torno a la natilla, buñuelo y demás. Los que odiamos esa saturación de adorno, villancico radial (no demora en salir el “de año nuevo y navidad” en Caracol) y colores rojo y verde en cuanta publicación impresa exista y no soportamos que la tortura sea por dos meses. Pero es hora de tomar acción compañeros. Paremos esta ignominia. Manifestemos nuestra oposición a tan macabra costumbre.

Con el comercio es caso perdido. Sería “quijotesco” pretender frenar esos tentáculos de la industria de la venta al detal. Pero sí podemos hacer algo en nuestro entorno cercano. No permitamos que en nuestros conjuntos residenciales quiten la decoración en Halloween para poner la de navidad. En casa: no dejemos que nuestras madres, esposas o hijos sucumban a la tentación por seguir la corriente. Eduquemos a las generaciones venideras por el camino de la sensatez: no cedamos a sus caprichos y manipulaciones: “la navidad es en diciembre, porque soy su papá y punto”. Es hora de tomar acción. Es hora de parar esta locura. Es hora de reestablecer el orden.

Si está de acuerdo con lo anterior, siga leyendo.
Hace dos años le escribí una carta a los del 403 invitándolos a la reflexión. Tres años con este blog son tres años viendo que llega gente buscando modelos de cartas para quejas, derechos de petición o incluso para el día de la mujer o para discursos a hijas que cumplen 15 años (en serio ,lo he visto). Y bueno, de esta generación MTV uno ya más o menos sabe a qué atenerse y sabe que cualquier ayudita que uno les dé será bien recibida. Así que se la pongo fácil y si quiere ayudar a salvar a Noviembre puede hacer lo siguiente:

– Pase la voz. Difunda el mensaje. Por ejemplo: en facebook invite a sus amigos al grupo “dejen vivir a noviembre”.
– Invite a los lectores de su blog a unirse a la campaña. El link de este post es http://patton.blogdeldia.com/item/891
– Si lo suyo son las cadenas de correo: siéntase libre de copiar/pegar este post. Igual, para eso es la licencia Creative Commons: para que lo distribuya respetando un par de simples reglas.

O si cree que una carta podría ayudar, se le tiene el modelo:

SU CIUDAD, Noviembre XX de 200X

Señores
A QUIEN USTED DIRIGE SU CARTA
SU CIUDAD

Apreciados señores:

La navidad es una época en la que la familia se une en torno a una serie de costumbres y rituales, es una tradición que se ha mantenido por cientos, tal vez miles de años. Independientemente de cómo la celebre usted en casa, la navidad forma parte fundamental de las costumbres y de la idiosincrasia de nuestro país.

La navidad también es una época muy importante para el comercio organizado. Tanto así, que cada año pretenden impulsar las ventas de noviembre por cuenta de tan ansiada fechas por los niños.

Es justamente por los niños que escribo esta carta. Las nuevas generaciones cada día son más facilistas, consumistas y pareciera que nada los sorprendiera. Si usted a sus hijos o sobrinos pequeños les permite celebrar navidad en noviembre les estará enviando un mensaje equivocado: los acostumbrará a ceder a sus caprichos, los habituará a que se haga lo que ellos digan o el comercio ordene. No por mucho madrugar amanece más temprano dice el refrán. Cultive la virtud de la paciencia y ayúdelos a valorar y disfrutar de las fechas especiales. Enséñeles que cada cosa tiene su lugar y su momento. ¿acaso el cumpleaños lo celebran un mes antes? ¿el año nuevo en septiembre?.

¿por qué empezar a saturar el paisaje con decoración que corresponde a navidad?. Disfrutemos la navidad en diciembre, como siempre lo ha sido. Decorar las casas y espacios comunes desde noviembre es alimentar el creciente odio de muchos por la navidad. Es

No quiero que piense que soy uno de esos amargados que odia la navidad. Todo lo contrario: la amo. Me trae los mejores recuerdos de mi infancia, es la época más feliz del año. Soy de los que se gasta lo que no tiene por hacer feliz a sus seres queridos. Crecí contando los días para la anhelada nochebuena y lloraba de emoción cuando veía que el niño Dios había atendido mis solicitudes.

No dañemos esa tradición tan bonita. Todo en su debido momento, dejemos vivir a noviembre, dejémolo como ese mes de transición entre halloween y navidad, como ese merecido descanso de saturación mediática. Escribo esta carta para pedirle, o rogarle si es necesario, que por favor no decore con motivos navideños en noviembre.

Sin otro particular, y para desearle un feliz noviembre,

SU NOMBRE

PD
Si le parece podríamos agregar a la carta que la decoración navideña en noviembre se ve mañé/loba/ridícula/barro, y que hasta de mal gusto será. A ver si por tocándolas por el lado del ego de diseñador de interiores y sentido de la moda podemos convencer a ciertas amas de casa.

*o que al menos yo haya conocido
** ángeles, santa claus, papá noel, viejitos pascueros y demás encarnaciones del gordito bonachón de Coca-Cola que dicte la moda impuesta por los fabricantes Chinos. Porque todos los años la moda -no se si lo hayan notado- cambian las decoraciones y las tendencias. El año pasado eran diminutas luces azules. Me temo que no tendremos que esperar mucho para saber la tendencia este año cual será.