La revancha cachaca


Así lucía esta tarde, y así ha lucido toda la semana

Por estas épocas el tema inicial de conversación en programas de radio, noticieros y entre quienes nos quedamos en la ciudad en que nacimos y nos vio crecer, es siempre la misma: que el tráfico es una dicha. Por lo tanto nadie pide plata en los semáforos*. El ruido de la ciudad es casi inexistente. Las calles vacías, al igual que el comercio, supermercados y en general: Bogotá parece una ciudad desierta o que se aproximara un asteroide, todos hubieran evacuado y que los malditos no nos hubieran avisado. Por momentos la Bogotá de esta semana me recuerda “I am legend“**

Para completar, el clima parece el de otra ciudad. Hace calor. Amanece el cielo completamente azul y se mantiene así todo el día, con las heladas a la madrugada del día siguiente***. Esto no necesariamente es del gusto de todos, pero bueno, que no llueva es algo que la mayoría -y en especial quienes usamos la bicicleta como medio principal de transporte- apreciamos.

Las calles, encima, limpias. Los bancos, vacíos. Cualquier desplazamiento o diligencia que se haga tomará la mitad del tiempo. Es que hasta el transmilenio está vacío. El viernes hice un corto desplazamiento a las 5PM y para mi sorpresa: los buses vacíos.

¿dónde están el desorden, la suciedad, la agresividad, la antipatía, el frío, el caótico tráfico?

En sus ciudades de origen o de vacaciones.

Qué pesar que esta dicha de tener algo de tranquilidad sólo se pueda disfrutar una semana al año. Quisiéramos que fuera todo el año, pero entonces no sería una ciudad grande sino un pueblito más, de esos donde no disfrutaríamos de internet a 2MB por US$20/mes por cuenta de la oferta y la demanda. Al menos una vez al año los que somos de aquí, y que con el mayor estoicismo tenemos que recibir con los brazos abiertos a los que vienen en busca de oportunidades a la gran ciudad, y encima a criticar****, podemos disfrutar de la ciudad como dicen era antes de los 50s. Como todos quisiéramos que fuera. Debe ser una sutil ironía de los espíritus de los cachacos chapinerunos de antaño, fiel al humor fino que se supone caracterizó al Bogotano de la época:

para aquellos que mucho renegasen del clima y el caos de la ciudad que les dá de comer… cuando no estén en ella, se les concederá“.

O bueno, a lo mejor no es ninguna coincidencia ni hayan factores esotéricos involucrados. Vaya uno a saber.

*Están disfrutando de unas merecidas vacaciones en Europa o están pidiendo en los semáforos de los balnearios. Europeos. En serio, a ellos sí que les va mejor a los que dizque estudiamos para ser alguien en la vida.
** Por lo desierta.
***Aunque este año no ha sido del todo así, pero suele serlo, creánme.
**** Olvidando que son en gran parte responsables de lo que tanto critican, porque no entienden que ser de una ciudad no es haber nacido en ella sino vivir en y de ella.

PD
No hay comentario regionalista / de odio involucrado. No tengo nada en contra de que la gente de otras ciudades se venga a vivir a Bogotá. Aunque bueno, hay que admitir que sí me molesta que renieguen, critiquen y hablen mal de la ciudad en la que viven, y al parecer odian tanto…. en lugar de portarse como ellos mismos quisieran que se comportaran “esos cachacos/rolos”. Pero eso sí, sugiérales que si tan bueno es donde nacieron porqué no están allá a ver con cuantas piedras en la mano le responden.

PD2
No debería hacer esas aclaraciones. Pero a veces toca, antes de que vengan con las antorchas.

PD3
Estuve probando el sitio de On The Road Again y la verdad (en serio) me pareció muy chévere. Miren lo que se puede hacer. Hice un review más formal en la sección de tecnología.

Ah, y no se olviden que están disponibles los videos de Andrés Santos, el blogger de On The Road Again en ecuador.