Oda a la queja

Como sabrán algunos es recurrente en mí eso de emprender campañas personales, al mejor estilo de Nerón Navarrete. Una de ellas es la archi-mentada “Patton vs grandes corporaciones“, cuya idea principal y muy resumida es: “no se deje, quéjese, denuncie … si yo pude usted también”. Pues me encuentro en el blog de alexéi, periodista Dominicano que conocí en Buenos Aires una columna que escribió una señora (o señorita, vaya uno a saber) llamada Inez Aizpún en Diario Libre, supongo que de Santo Domingo. La copio y pego tal cual*, porque difícilmente alguien podría decirlo mejor:

Quejarse está mal visto. Es de mal gusto, una vulgaridad. Quien exige los derechos que el contrato firmado le confiere y no se brindan, es un osado. El que exige que la cita se cumpla con puntualidad, un impertinente. ¿Pedir que la fila se respete? Es usted un maleducado, no el que se coló. El que demanda al listo de turno que no cierre la intersección con su vehículo, un pesado. El que espera profesionalidad y rendimiento en una oficina, un aburrido**. El que aspira a silencio en el cine… un marciano.

Quejarse exige profesionalidad, constancia. La firme determinación de los pioneros del Oeste. No rendirse jamás. Y es difícil porque parece que socialmente se perdona antes un mal servicio, un mal producto, un rendimiento ineficaz que una reclamación exigente. A veces nos da pereza molestarnos en insistir en la queja. En otras ocasiones, preferimos callar… por no molestar. El que se queja está mal visto.

Como amas de casa, las mujeres tienen una maestría en reclamaciones. La luz, el agua, el teléfono, la tarjeta de crédito, la Internet… cada sector tiene su propia incomodidad y el servicio al cliente se reduce, normalmente, a que una señorita perfectamente entrenada para no dar una solución, le atiende al teléfono educadamente hasta que usted se rinda.

Exigir los derechos, reclamarlos, debería ser una asignatura escolar como un aporte a la democracia. Lograr que los consumidores exijan los servicios prometidos y escamoteados nos llevará a conseguir más eficiencia, tanto en el sector privado como en el público.

La cantidad de disparates que aceptamos de los políticos, la manipulación barata que les soportamos en campaña, las mentiras que dicen sin sonrojarse, la naturalidad con que incumplen lo prometido… todo tiene un origen común. No nos quejamos lo suficiente. Por no molestar.

Primero, me sorprende un poco notar que allá sea exactamente igual que acá. Luego debe ser un mal universal el de “dejar así”. Sea éste el manifiesto, la brújula que dirija esta lucha contra las malvadas corporaciones.
PD
Las negrillas son atrevimiento mío.

* Práctica de la que no soy fanático, pero hay excepciones como ésta.
**el asterisco también, para decir que aquí en Colombiano pondría “sapo” y agregaría a los estudiantes que hacen sus trabajos a conciencia, por el simple hecho de hacer las cosas bien. (Porque los que lo hacen por joder a sus compañeros si que los estripen)

PD2
No se le olvide pasarse a ver como sigue creciendo nuestra ciudad.

Sobre este blog


tomado de Arte para geeks, recomendado

Contaba no hace mucho como aprendí a reconocerme como geek. Yo me juraba muy normalito y del montón, pero luego de sumergirme en este mundo de los blogs (y ver que uno no es tan bicho raro/diferente como cree sino que conoce muy poca gente) ví que la percepción de la gente del común sobre uno era otra. Y bueno, es que ser geek no es malo, sin caer en el estereotipo del niño gordito de gafas gruesas y sin vida social que se suele formar alrededor de estos términos, sobre todo cuando son usados con tonos peyorativos. Mi definición de geek vendría siendo “una persona con una vida normal que tiene un especial interés por temas específicos, usualmente relacionados con tecnología”. Parecida a la de la wikipedia, ahora que la leo. Vimos varios tipos de geeks (y que faltan muchos) y el caso es que en algún momento salí del clóset geek y aprendí a entender y aceptar que sí, que soy todo un geek. Y acabo de escribir geek cinco veces en un mismo párrafo. Muy geek. (seis)

Y me encantan los gadgets. Quienes lean por estos lados con frecuencia recordarán mi fascinación con ciertos jugueticos tecnológicos, mi fidelidad con Opera, mi tendencia a chicanear sobre mis adquisiciones, entre muchos otros ejemplos.

Por otro lado he visto como existen muchos blogs que tratan temas de tecnología y algunos que hacen reseñas de productos, pero no conozco el primero que esté enfocado en productos en el mercado Colombiano y desde el punto de vista del consumidor Colombiano. Es que el factor cultural, el lenguaje, el entorno es algo que usualmente le falta a estas reseñas / publireportajes. Y el humano, porque los mencionados generalmente son fríos y genéricos.

Fiel a mi filosofía de ANACUPRO y de que los blogs necesitan más espacios para crear que para copiar-pegar, pues me puse en la tarea de llenar ese vacío. Con la colaboración (o sin ella) de algunos fabricantes o distribuidores de artículos de tecnología presentes en el mercado nacional, intentaré darle a usted, señor lector, una idea honesta, práctica y sencilla sobre ese producto que usted de pronto tiene ganas de comprar y del cual le gustaría saber otras opiniones de usuarios como uno, antes de comprarlo. ¿Que tal que no sea lo que usted espera? ¿Que tal que no haga lo que usted quiere que haga? O por otro lado, conocer el producto que cumple con lo que usted necesita y desde el punto de vista de un usuario (o muchos) como usted, y saber por cual preguntar a la hora de comprarlo.

La mejor parte es que usted puede participar. Puede escribir sobre ese producto que compró y expresar o compartir su opinión sobre el mismo y recomendarlo (o no) a los demás. Claro, será esto una nueva sección del blog con su feed aparte, para que no nos pongamos a sumar peras con naranjas. Un rincón reservado a mi faceta geek.

Ya sin tanta introducción, échele un ojito a la nueva sección: “gadgets“. La encontrará aquí a la derecha, igual.

Mari-geek-adas varias


tomado de Arte para geeks, recomendado

Contaba no hace mucho como aprendí a reconocerme como geek. Yo me juraba muy normalito y del montón, pero luego de sumergirme en este mundo de los blogs (y ver que uno no es tan bicho raro/diferente como cree sino que conoce muy poca gente) ví que la percepción de la gente del común sobre uno era otra. Y bueno, es que ser geek no es malo, sin caer en el estereotipo del niño gordito de gafas gruesas y sin vida social que se suele formar alrededor de estos términos, sobre todo cuando son usados con tonos peyorativos. Mi definición de geek vendría siendo “una persona con una vida normal que tiene un especial interés por temas específicos, usualmente relacionados con tecnología”. Parecida a la de la wikipedia, ahora que la leo. Vimos varios tipos de geeks (y que faltan muchos) y el caso es que en algún momento salí del clóset geek y aprendí a entender y aceptar que sí, que soy todo un geek. Y acabo de escribir geek cinco veces en un mismo párrafo. Muy geek. (seis)

Y me encantan los gadgets. Quienes lean por estos lados con frecuencia recordarán mi fascinación con ciertos jugueticos tecnológicos, mi fidelidad con Opera, mi tendencia a chicanear sobre mis adquisiciones, entre muchos otros ejemplos.

Por otro lado he visto como existen muchos blogs que tratan temas de tecnología y algunos que hacen reseñas de productos, pero no conozco el primero que esté enfocado en productos en el mercado Colombiano y desde el punto de vista del consumidor Colombiano. Es que el factor cultural, el lenguaje, el entorno es algo que usualmente le falta a estas reseñas / publireportajes. Y el humano, porque los mencionados generalmente son fríos y genéricos.

Fiel a mi filosofía de ANACUPRO y de que los blogs necesitan más espacios para crear que para copiar-pegar, pues me puse en la tarea de llenar ese vacío. Con la colaboración (o sin ella) de algunos fabricantes o distribuidores de artículos de tecnología presentes en el mercado nacional, intentaré darle a usted, señor lector, una idea honesta, práctica y sencilla sobre ese producto que usted de pronto tiene ganas de comprar y del cual le gustaría saber otras opiniones de usuarios como uno, antes de comprarlo. ¿Qué tal que no sea lo que usted espera? ¿Qué tal que no haga lo que usted quiere que haga? O por otro lado, conocer el producto que cumple con lo que usted necesita y desde el punto de vista de un usuario (o muchos) como usted, y saber por cual preguntar a la hora de comprarlo.

La mejor parte es que usted puede participar. Puede escribir sobre ese producto que compró y expresar o compartir su opinión sobre el mismo y recomendarlo (o no) a los demás. Claro, será esto una nueva sección del blog con su feed aparte,para que no nos pongamos a sumar peras con naranjas. Un rincón reservado a mi faceta geek.

Ya sin tanta introducción, échele un ojito a la nueva sección: “gadgets“. La encontrará aquí a la derecha, igual.
PD
Ya comienzan las ligas en la polla. Ayer comenzó la polla del torneo apertura México 2008, por ejemplo.

PD2
Hoy cumplió un año de muerta mi gata. Aún la extraño.