Salvar el planeta mis polainas


Foto de Motivatedphotos.com

De unos meses para acá las maléficas grandes corporaciones están sacando multimillonarias campañas publicitarias, invitándonos a salvar bosques enteros mediante la suscripción a su servicio de factura electrónica. El trato es simple: “ayudanos a salvar el planeta, ahora tu factura te llegará por email”, acompañados de unas ilustraciones llenas de verde, pajaritos, árboles y nubes. Hasta culpable se siente uno si no lo hace. ¿Caerán árboles inocentes si no lo hago?

No me imagino las miles de toneladas de papel que se gastan empresas de servicios públicos o de telecomunicaciones imprimiendo facturas que a duras penas uno mira. Es un desperdicio completamente inmoral, sin duda. La factura electrónica ha debido llegar aquí hace rato y es completamente loable que la penetración de los medios electrónicos de pago, así sea tarde, estén logrando reemplazar estos métodos anticuados, ineficientes, y sí, anti ecológicos.

Yo soy el primero en aplaudir la iniciativa. Los que me conocen saben que literalmente no mato una mosca, la saco de mi casa por las buenas así me tome una hora hacerlo. Desde que tengo memoria envuelvo los regalos en papel periódico. Me ofendo cuando sacan una hoja de una resma para llenarla de garabatos, habiendo hojas de reciclaje disponibles. Sufro por las maticas de los separadores en épocas secas, o por los cerros cuando se incendian y pienso en todos los pajaritos y animales silvestres afectados. En las tiendas casi nunca recibo bolsas plásticas por no ser nada diferente de fuente de ruido y mugre. En fin, desde niño cuido con gran compromiso los recursos naturales, la vida en todas sus presentaciones (aunque podría hacer la excepción con los french poodle) y no desperdicio una hoja de papel en nada que no lo amerite.

Es por eso que me ofende que las grandes corporaciones nos vendan lo de la factura electrónica como su compromiso con el medio ambiente. Por supuesto, es un factor… pero siempre ha sido el último en sus prioridades. ¿acaso nos dejarían revisar como hacen la disposición y el manejo de residuos al interior de las mismas? ¿verificamos cómo usan el papel, el agua, la energía? ¿quieren?

Claro, el evitar imprimir miles de toneladas de papel es bueno para el medio ambiente. Pero mejor para sus bolsillos. No me imagino los chochentamil millones de petrodolares al mes que se va a ahorrar comcel dejando de imprimir y enviar facturas a sus 20 millones de abonados. Igual los bancos. ¿Por qué no en lugar de hacernos creer que estamos salvando al mundo aceptando recibir la factura por email, nos dicen que esa platica que van a ahorrar nos la van a descontar de la cuota de manejo/cargo fijo? ¿No será que no les conviene?

Por mi perfecto que me envíen las facturas por email, lo esperaba desde hace una década. Pero no me crean tan pendejo, salvar el planeta mis polainas. Sean machos y admitan que es porque es bueno para sus utilidades y por su imagen de “socialmente responsables”. Dejen de tratarnos como idiotas por primera vez en sus vidas.
PD
Sí, meses sin escribir. Falta de tiempo y tema. Tengo un cerro de posts por sacar: media maratón, Buga con mi novia, un nuevo episodio exitoso contra las grandes corporaciones…etc. Ya saldrán. Gracias por extrañarme, a mi también me hacían falta.

De eso tan bueno no dan tanto

Somos el país de “el vivo vive del bobo”. De la “malicia indígena”. Donde ser avispado es pasar por encima de los demás. Donde colarse en una fila es sinónimo de inteligencia. Si mire no más, ayer se celebraba el primer aniversario de la Operación Jaque y en el documental no solo dejaron de negar el uso de los chalecos de la Cruz Roja (como lo hicieron al comienzo) ni lo justificaron con una excusa chimba (como lo hicieron luego: “que fue que a uno de los agentes le dio sustico, pero fue por su propia iniciativa”) sino que encima lo dicen como una anécdota pícara. “usando nuestra astuta malicia indígena engañamos al enemigo, todo se vale [grin]”.

En DMG le decían a la gente de frente: “es lavado de plata de los narcos, por eso es que da esos rendimientos”. Y claro, la gente piensa “aprovechemos mientras dure, antes de que eso se caiga, el vivo vive del bobo decía mi madre … y somos del país de los echados pa’lante y de los más vivos”. Y mire usted como terminó eso.

O sea: es nuestra cultura. Muchas de nuestras madres nos criaron con el “avíspese papito”. Y no siempre para bien (copiése, cólese, quédese con el vuelto, etc). Así somos, no nos hagamos los santos.

Lo mejor es que en el país donde nos preciamos de ser “una flechas”, muy vivos … es donde más modalidades de estafa oye uno. Que el “paquete chileno”, que “la del pan y la leche“, que “la llamada millonaria”… la lista sería larguísima.

En internet tenemos muchas, empezando por unas inocentes cadenas de Amy Bruce o de gatos embotellados hasta el phishing de los bancos.

Y en los celulares, también.

Ya había hablado de la que me habían hecho (bueno, en realidad lo hice para saber si Tigo respondía, y no) con un aviso en facebook. Hoy leo en twitter que al gerente se la intentaron hacer. Ya la había oído (e incluso leído en El Tiempo, creo) pero la replico porque al parecer hay muchos que no lo saben.

Llega este mensaje de texto:

Uno llama y le dan las instrucciones: que para legalizar la entrega del carro hay que comprar $450.000 en recargas de Comcel, le dan el número, y que el lunes le entregan su premio. Y tan de buenas usted: se gano una rifa sin siquiera estar participando.

Y pasa como siempre: El diablito en el hombro izquierdo dice: “Huy, no compramos boletas para la rifa pero hágale, de una … gratis hasta un balazo”. El angelito en el hombro derecho obviamente trata de hacerlo entrar a uno en razón y hacerle entender que lo están robando (como pasó aquí) y bueno, unas veces gana el de la izquierda, otras el de la derecha.

Hay atenuantes, claro. Los cuentos son reforzados, pero son hábiles y logran confundir. Presionan diciendo que “tiene 30 minutos para consignar” y dependiendo del nivel de ingenuidad (o de torcidez) de la víctima, se dará cuenta que algo no va bien y verificará que la información sea cierta o no. Así lo hizo el gerente. Pero seguro muchos caen. Vi reportes en twitter.

Ya lo sabe: si le ofrecen tantas maravillas y lo presionan para que haga un pago (y en tarjetas prepago, por Dios!) en poco tiempo … ahí hay gato encerrado. Es una estafa, y usted está cayendo redondito.

Porque recuerde: “de eso tan bueno no dan tanto”.

PD
Nada, los extraño. De veras. Tenía PDs pero se me olvidaron.

PD2
Campus Party la próxima semana. Será una semana larga.

Usar QIK en Comcel

QIK y otros servicios para computadores multimedia (shozu por ejemplo) requieren una verificación enviando un SMS al número celular del usuario. De unos meses para acá Comcel dejó de recibir esos mensajes por lo que suscribirse a ciertos servicios es imposible.

O lo era hasta hace 5 minutos que se me ocurrió esta genial idea. Como también tengo línea con Tigo (y Tigo sí recibe los mensajes), comparto el dowload link con los que lo estén buscando. De puro ANACUPRO que soy.

Para instalar qik:
[links removidos porque me di cuenta que los que lo instalaran subían videos a mi cuenta]

Para instalar Shozu:
http://www.shozu.com/d/s60v3/shozu.sisx

Bienvenidas las adiciones. Y que los disfrute

Patton 9 Grandes Corporaciones 0

Y esta vez fue una de esas empresas con las que todos tenemos que ver: Comcel. Este monstruo transnacional de Slim, de Telmex, del hombre más rico del mundo … es motivo de conversación (o medio) frecuente entre amigos, y no siempre para hablar bien.

Como recordarán, participé en un blog colaborativo de Nokia en que junto con otros tres bloggers hicimos una completa reseña de su producto estrella (mientras lanzan el 5800): el N95. La retribución por nuestra labor fue precisamente el preciado gadget. Lo primero que hice en cuanto nos confirmaron que no había que devolverlo fue inscribirlo en Comseguro (ahora círculo azul), para no sufrir en caso de pérdida. Soy usuario postpago de Comcel desde 1997 y he tenido la misma línea desde entonces. El proceso se llama “cambio de IMEI” (tenía un teléfono registrado en el plan y ahora éste), lo que implicaba una vista a un CAC (Centro de atención al cliente), una revisión y eso era todo.

Fui un sabado a la una de la tarde al CAC de la 116, en Bogotá. Al poco tiempo* fui atendido. Hicieron el cambio, llevaron el teléfono a servicio técnico para que verificaran su autenticidad y estado, y quedé asegurado. Fue muy fácil y rápido. Al llegar a casa descubrí que se quedaron allá con la SIM .. y ni modo de volver, ya habían cerrado. Me quedé sin teléfono hasta el lunes… un detalle pequeño, un error “humano” (y en parte mío al no revisar), pero más “jarta”fue su respuesta cuando fui por la SIM: ¿me van a compensar por los días que no tuve teléfono por su error? La que atendió contuvo la carcajada y dijo “ehhmmm. no”. Ok, no estaba de ánimo para peleas e igual no me hizo mucha falta el teléfono ese fin de semana, igual supongo tenía derecho a una compensación por su error.

Todo bien hasta que en la factura del mes siguiente me llega un cobro por $53.000 por el concepto de “cambio de equipo GSM”. Tras 20 minutos en el *611 me hacen ir al CAC para que me aclaren el cobro. Voy y me explican que ese cobro es normal, que en la hoja amarilla que me dieron lo dice. Yo alego que no me dijeron nada pero no puedo decir mucho porque olvidé la hoja. Adicionalmente, y ante mi pregunta me dicen que esas condiciones están en la página web.

Hago la tarea: busco la hoja amarilla y busco las condiciones en la página web. En la hoja no sale nada del cobro, en la página no encuentro por ninguna parte esas condiciones. Adicionalmente descubro que al poner la SIM de Tigo en el N95 ya no tengo servicio de Tigo y asumo que encima de todo me bloquearon (cerraron las bandas) del teléfono. Ahí si, enfurecido llamo no con uno sino con dos reclamos … mientras voy redactando el derecho de petición para armar tremendo tierrero.

En el *611 escojo la opción “quejas y reclamos”, la que intuyo redirige a operadores con más experiencia, curtidos, cancha y malicia. De los frenteros, de los altaneros, de los groseros, de los cínicos. De esos que ponen para que la empresa las gane todas.

Así fue. Me dijo que ese cobro se hacía porque “así son nuestras políticas internas”. Adicionalmente me dijo sin titubear que el teléfono me lo bloqueaban porque al inscribirlo en círculo azul es como si fuera de ellos. Tras preguntarle repetidamente que en qué parte de la página o mi contrato encontraba esa condición me repetía como disco rayado (o para los más nuevos: como MP3 corrupto) lo mismo, sin contestar mi pregunta. Tras mi insistencia y porque no tuvo otra salida, logré que dijera “se equivocaron al no decirle eso en el CAC, pero eso es así”. Fuí al CAC con derecho de petición redactado y con la cara pintada cual William Wallace … iba enfurecido y en son de guerra.

Foto de charlie.kinross, flickr
Expliqué la situación con calma, con todos los detalles y la cronología a una consultora en el CAC… quien me pide la hoja amarilla. Se la entrego (la hoja no dice nada del cobro), la mira y sin titubear procede a anular el cobro. Me trago mi reclamo por lo del bloqueo, me explica que ellos no hacen eso. Efectivamente compruebo que el problema era de la red de Tigo**.

¿Qué noté?

Quedé con la sensación que COMCEL (y empresas relacionadas) hacen cobros perfectamente ilegales y por fuera de todo control, regulación, contrato … porque nadie se da cuenta o porque nos dejamos. No logré que me dijeran en donde avisaban a sus clientes sobre esos cobros. Nunca supe donde están publicadas las tales “políticas internas”. Y no sé qué me late que es que no existen, simplemente se los hacen a quienes se dejan. Podría estar especulando, pero el hecho de que no me supieran decir porqué me los cobraban me lleva a pensar eso. Sospechoso que no estén publicados en ninguna parte. Refuerza mi teoría lo relativamente fácil (y a discreción de la consultora) que fue que me revirtieran el cobro, y la contradicción de versiones de “políticas” entre consultor y consultor, y eso que no llegué a mencionar el derecho de petición que ya llevaba impreso.

Como en los 8 casos anteriores las grandes corporaciones ganan … porque los consumidores nos dejamos.
Esto de pelear contra las grandes corporaciones (o contra la injusticia) como que es en todos lados. La peleadora dio cátedra hace poco sobre el tema.

*Comcel podrá tener la tarifas más altas del mercado, pero tiene un servicio al cliente completamente envidiable. En el *611 le responde un “humano” casi de inmediato. Podrá ser un bachiller medio analfabeta (como la mayoría de los bachilleres), mal pagado que se limita a leer una pantalla de un sistema congestionado … pero el *611 funciona mil veces mejor que el de sus otros dos competidores. En el CAC la espera, y a pesar de tener un muy alto volumen de clientes … son unos 10 minutos para recibir turno y unos 5-10 para ser atendido. Es moderadamente eficiente, con todo y sus 23 millones de clientes.

**Si usted tiene un N95 o ciertos celulares libres y le inserta un chip de Tigo y no le reconoce la red … herramientas-> configuración -> telefono -> red -> GSM y santo remedio.

PD
Llevaba poco más de un mes sin escribir en el blog, algo que nunca en los tres años de vida del mismo había pasado. Me sorprendieron un poco los mensajes que recibí, los cuales agradezco mucho. Yo he seguido muy activo en twitter donde deposito ideas cortas o sueltas que no ameritan post y son como un desfogue de esa necesidad por decir algo. Y en flickr vivo poniendo fotos. Un sitio que integra todos esos servicios es friendfeed. O tumblr

PD2
No solo el blog está abandonado. Aquí también serviría su click.

PD3
Empezó el Desafío 2008, el reality de Caracol que tanto me gusta. Detalles aquí.