Por qué siempre debemos montar en bicicleta con casco

 

Casco de bicicleta roto después de accidente
Así quedó mi casco

Hoy tuve el accidente más serio que he tenido en los 19 años y medio que llevo utilizando la bicicleta como medio diario de transporte. Es el segundo, y de nuevo en Cali, de nuevo fue con un taxi. Siempre he sido convencido de a necesidad de usar el casco, pero francamente nunca pensé que llegara a necesitarlo algún día.

Todas las mañanas hago un circuito entre mi casa y un roundpoint a 7.5km. Es muy agradable, plano y seguro. Poco tráfico, poca gente (la mayoría es carretera, con paisaje de cañaduzales y todo), hay tan sólo un semáforo en todo el recorrido y hay cuatro puentes, como para darle algo de emoción a la cosa. Como hacía más de una semana no salía no quería hacer la versión larga e iba a hacer la corta, que es de 10km. Al cruzar el segundo puente sabía que tenía que irme alistando para cambiarme al carril izquierdo y tomar un retorno a unos 500m. Miré por el espejo y vi la oportunidad, aunque había un taxi que venía muy lejos. Yo iba menos rápido de lo acostumbrado, y adicionalmente el taxi parecía tener intenciones de romper la barrera del sonido, por lo que calculé mal el cambio de carril y lo último que recuerdo fue pensar “tendrá que esquivarme” y un pitazo. Luego estoy en el separador con la bicicleta, me contaron que una señora me ayudó a parar. Yo estaba confundido, no entendía que había pasado y a todo el mundo le dije que estaba bien. Un celador de una bodega al frente me hacía señas y yo le dije que todo bien, y ya me iba a devolver (dije, ok, me caí, mejor me devuelvo ya) cuando noté que faltaba el retrovisor. Me puse a buscarlo y crucé la carretera para preguntarle al celador qué había visto, y allí fue cuando supe que estaba sangrando, y me contaron lo que había pasado. El taxi huyó. Llamaron una ambulancia que nunca llegó.

Estuve ahí por cerca de una hora, me prestaron primeros auxilios y estuvieron muy pendientes de mi, hasta que me sentí mejor (menos confundido) y me empezó a doler todo. Revisé la bicicleta y milagrosamente no le pasó absolutamente nada, así como lo mío no son sino unos golpes y raspones, lo cual es otro milagro. El celador dice que duré un par de minutos tirado en el piso inconsciente (pero también dijo que volé por los aires, lo cual no tiene lógica con los raspones, el taxi nunca me tocó, seguro me rozó o me tumbó con el viento) así que me atrevo a calcular ese tiempo en 30 segundos, si es que hubo tal pérdida de conciencia. 

Al irme busqué de nuevo el espejo y lo encontré unos 20 metros adelante en la mitad del separador. Tampoco le pasó nada. Me devolví en la bici y aquí estoy, contando el cuento.

Sí, fue culpa mía. No he debido hacer ese cambio de carril tan despacio y cuando vi el taxi he podido abortar la operación, calculé mal (porque recuerdo haber visto que que el taxi iba a mil) y olvidaba que la mayoría de los taxistas caleños no son precisamente “caballeros del volante”. No lo vuelvo a hacer. Los ciclistas tenemos responsabilidad en la mitad de nuestros accidentes, si no es que más, hay que aceptarlo. 

No tengo familiares directos en Cali y Maria está en Bogotá, pero afortunadamente la esposa de mi cuñado es médico, vino, me valoró y dictaminó que tengo los mejores ángeles de la guarda. Contusiones y abrasiones, y ya. Mi suegra, mi mamá y una tía de Maria han estado pendientes de mi llamándome cada ratico (gesto del que estoy muy agradecido) ya que se supone que no me puedo quedar dormido hasta por la noche, solo por seguridad con lo del golpe en la cabeza. 

Hablando del golpe en la cabeza… solo cuando me iba me di cuenta de cómo quedó el casco! (claro, nunca me lo quité). De donde dejo esta simple y obvia reflexión: ¡usen casco! ¡siempre! ¡compren uno bueno! (aquí sí que o barato puede salir caro). Abrochénse bien el casco! (siempre lo he usado muy apretado, tengan en cuenta que si no lo hacen en lugar de ayudar lo que hace es lastimar). Si usted tenía dudas, si necesitaba una buena justificación para comprarlo… aquí tiene una. 19 años y medio y nunca me había pasado nada… hasta que me pasó, y si no hubiera sido por el casco, no estaría contando el cuento. Así de simple. ¿necesita más razones para usar el casco?


 El recorrido de hoy, al final se puede ver mi imprudente cambio de carril y todo lo que pasó después.

El inventario fotográfico de heridas, por si le gusta el morbo.  

PD
Hace 15 meses vivo en Cali y desde entonces llevo pensando en un post, que como pueden ver… no ha visto la luz. Les prometo que la verá pronto 🙂

PD2
Sí, ya sé, no me regañen. Ojalá 2013 sea el año de volver al blog, así sea una vez al mes! Prometo que lo intentaré, que no tenga que estar cerca de la fría losa para escribir de nuevo 🙂

Aclaraciones día sin carro 2008

El próximo jueves 7 de febrero se celebrará el ya tradicional día sin carro en Bogotá.

El primero fue el 24 de febrero de 2000, 8 años ya. Y ante lo que leo por ahí creo que es mi deber como usuario regular de la bicicleta como medio principal de transporte hacer claridad sobre varios puntos, porque veo que después de 8 años mucha gente no ha entendido aún de qué se trata el asunto.

  • El día sin carro no es una ciclovía más. No es para salir en sudadera y pasear el perro y no ir a trabajar ni al colegio. Recuerdo que eso pasó en 2000.
  • El día sin carro no es un día festivo. Es un día normal, simplemente no se pueden movilizar carros particulares entre las 6.30AM y las 7:00PM.
  • El día sin carro no es el día de la bicicleta. Es un día para usar medios diferentes al carro.

El día del carro siempre lo que ha buscado desde su inicio es crear conciencia sobre la forma como nos desplazamos a diario y que veamos que el asunto no es construir más vías sino de movilizarse eficientemente. Es para que la gente vea que hay otras formas de desplazarse, de llegar a sus destinos. Cada cual elige como se moviliza ese día … bus, tren, patines, bicicleta, taxi, a pie … en lo que más le convenga. Solo ese 20% que usa el carro particular para su desplazamiento diario debe tomar esa elección, el 80%¹ lo hará como todos los días … soportando, eso sí … la mala cara de los ultrajados y ofendidos automovilistas, despojados de su espacio personal súbitamente.

Como ya lo he dicho muchas veces antes, el tener un vehículo particular más que una cuestión de necesidad de transporte, en nuestras ciudades y en nuestra sociedad es una cuestión de estátus. Podría afirmar que más de la mitad de la gente que tiene carro podría no usarlo y llegar más rápido a sus destinos, es decir: no lo necesitan realmente. Aquí se tiene un carro para no tener que pasar por la tortura de juntarse con la chusma, por la comodidad de ocupar un espacio libre de gentuza, aislados como en un burbuja de cristal. La misma que usamos para aislarnos de la realidad social, -casualmente-, porque somos una sociedad excluyente, arribista y de apariencias. ¿cuántos puntos sacó en el test de ¿es usted un snob emergente?. Apuesto a que nadie saca menos de 10.

Por supuesto que si tuviéramos un transporte realmente masivo, digno y eficiente (y menos costoso), integrado y suficiente pues eso ayudaría a que menos gente ocupara innecesariamente las vías y que hubiera menos resistencia a este día. En eso le doy la razón a los que defienden a capa y espada su derecho a pagar $6000 y pico por galón de gasolina, y a $2000 el cuarto de hora de parqueadero, todo por diferenciarse o aislarse de la chusma². Están en todo su derecho, ni más faltaba.

El problema de la movilidad no es de construir vías, es de ofrecer alternativas. El problema de la movilidad no es de Bogotá, no es de Colombia … es mundial. El problema de la movilidad no es de carros ni de bicicletas: es macroeconómico.

La idea del día sin carro es que usted vea que hay otras alternativas diferentes al carro para movilizarse. Que ensaye la que más le convenga y si le queda gustando o si nota que resulta mejor negocio que andar en carro … pues bien por usted. Si definitivamente para usted no hay otra alternativa que usar el carro … pues bien también. Sígalo usando.

Por supuesto, en mi opinión es mejor en bicicleta. Y todos los días. Pero es mi caso particular, no conozco el suyo. Espero ahora tenga más claro que va a pasar el jueves, por si antes no era así.

Más sobre la jornada del Jueves
Secretaría de Movilidad
Alcaldía de Bogotá
¹ Reconozco no saber la cifra exacta, pero recuerdo que no es lejana a ésta.
² Y Bueno, por necesidad. Que los hay, los hay.

PD
Por cierto, leo con molestia que este año la alcaldía le está queriendo dar más enfásis al tema ecológico que al tema de la movilidad, bajo el nombre de “Día por el aire limpio“. Supongo que los asesores de Samuelito (o la Mamá) le dijeron que eso de “Dia sin carro” podría afectar su imagen y que la gente podría empezar a pedir el metro que tanto prometió.

Me parece un error mayúsculo que cada alcaldía le quiera dar un sentido diferente a esta jornada, que no es nada diferente de mejorar la movilidad. Bajo un pobre argumento que copio y pego: “Será un día saludable, según el propósito de las autoridades Distritales, que pretenden que este día los habitantes de la capital respiren mejor calidad de aire y se movilicen en formas alternativas de transporte que permitirán desarrollar una mayor actividad física.

O sea, palabras más, palabras menos … “que por un día al año respiren aire menos picho“, el resto del año pues la misma vaina.

No Samuel. La idea es que menos gente use el carro -no un día sino toda la vida- porque descubren que hay otras formas más eficientes de llegar a casa. Como el transmilenio que tanto atacaste, como el metro que tanto prometiste. Lo del aire viene por añadidura, empezando por Diesel limpio en transmilenio, y controles a las cafeteras actuales, por ejemplo. En la medida en que haya menos gente usando automóvil particular porque tiene otras opciones que resultan más rentables, el resultado indirecto de eso sería que la contaminación disminuiría. Éso, y si se hiciera cumplir la legislación vigente sobre emisión de partículas para automotores con nosecuantos años de antigüedad, y de nuevo: transmilenio usa el combustible más picho de todos los combustibles y nadie dice nada. Así que si el asunto es de emisiones, empecemos en casa.

Así se lo hice saber a Juan Antonio Nieto Escalante, Secretario de Ambiente del Distrito en el foro que se hizo hoy en El Tiempo sobre el tema. En su respuesta a mi pregunta niega que estén queriendo desviar la atención sobre el tema de la movilidad y justifica el cambio de enfoque con un tierno “Nos pareció sí importante ponerle al nombre de Día Sin Carro el apellido de Por un Aire Limpio que no riñe con lo que la ciudadanía aprobó en su momento”.

A mi segunda inquietud:
Culpar al vehículo particular de la contaminación y hacer énfasis en el asunto ambiental es desconocer el espíritu del día de no carro. La mejora ambiental es producto de la reducción de personas usando carro particular porque dejaron de usarlo al encontrar una de dos: transporte masivo con suficiente cubrimiento y capacidad, y alternativas adecuadas. La primera no existe (y por eso el caos en transporte público cada dia del no carro es absurdo) y encima el transporte público contamina a la par con el particular. El dia del no carro nació para invitar a la gente a desplzarse mejor a sus destinos y llegar más rápido, la mejora ambiental sería tan solo un resultado de eso, a largo plazo … y no cosa de un día. Repito la pregunta: ¿Por qué el enfásis este año en lo ambiental?

Su respuesta fue:
Interesante comentario, gracias. Todo lo que dice es cierto. Pero también podríamos preguntar ¿y por qué no? El énfasis ambiental es por que las fuentes móviles son un factor importante en la contaminación atmosférica que soporta la ciudad.“.

A todas estas implícitamente reconoció que efectivamente desconocen el espíritu del decreto, que el transporte público es insuficiente y que contamina igual que los particulares. Chévere, ¿no?.

Insisto en que están “perrateando” el espíritu del decreto 1098 del 26 de diciembre de 2000. El día sin carro no es para proteger el ambiente y salvar las ballenas, el día sin carro es para que la gente vea que hay otra formas de transportarse … y que lo haga. El resto viene por añadidura.

PD2
La ciudad del sagrado corazón sigue creciendo.
Uno en myminicity no mueve un dedo … no hace nada, solo contempla … pero igual es bonito eso de verla crecer. Por ahora necesita vías, industria y más población, toca un click para cada cosa … vivos ellos (los de la página) pro su estrategia para mantener el tráfico fluído. Gracias por su apoyo, ahí sigue poblándose … la Ciudad del país del sagrado corazón es de todos, al fin y al cabo.

PD3
Este va post con copia en El Tiempo y Cambio. A ver si también me censuran éste también pues.

PD4.
Una fiel lectora me envió este link: es como luciría el facebook de Chávez. Buenísimo.