Reivindicando el gremio

Sabrán algunos que soy un intenso apasionado del tema¹ de la bicicleta como medio alternativo de transporte. O que alternativo ni que diablos, como principal. El alternativo para mí es transmilenio, el taxi o en su defecto el carro.

Llevo 14 años desplazándome a diario por Bogotá. Haciendo cuentas alegres calculo que puedo llevar unos 50.000kms recorridos, sólo en Bogotá. Lo hago a donde sea y a la hora que sea bajo la condición de clima que sea … siempre y cuando sea más favorable que por otro medio. Para hacer “vueltas” es lo mejor porque no hay trancón que valga (por mal que le vaya a uno quedará de primero en los semáforos), no hay que preocuparse por el parqueadero (se amarra a un poste, se mete al sitio, etc) ni mucho menos por todos los costos de tiempo y dinero que implica movilizarse por cada medio. En fin, toda la propaganda pro-bicicleta está en éste post. Hace poco más de un mes vengo chicaneando sobre mi nueva consentida.

Pero hay peros, (que a veces son ventajas).

Siendo muy objetivos (o muy poco, según), el ciclista siempre ha sido relacionado con “muerto de hambre”. Todos: el que lo hace de forma aficionada, profesional o como medio de transporte. Especialmente los últimos: el imaginario popular y la cultura ancestral del país del sagrado corazón, en donde la apariencia, la fantochería y lo que piensen los demás de uno es lo único que importa dicta que el que tiene carro es porque tiene plata y el que no y se mueve en bicicleta es porque es un pobre infeliz muerto de hambre que ni para pagar un bus tiene. Eso está en la BIOS, está implantado genéticamente en nuestra cultura. El arribismo criollo tal vez venga desde que éramos parte de España. Con eso no se pelea².

Tiene ese punto la ventaja de que es seguro movilizarse en bicicleta. Hay bandas especializadas en robar carros pero aún no hay tantas³ bandas dedicadas a robar bicicletas, seguramente porque eso no es negocio, no tienen el suficiente mercado negro ni debe generar utilidades suficientes que ameriten montar toda la industria criminal. La desventaja es que a los de “mi gremio” en ocasiones nos discriminan.

Y es que resulta que no nos ayudamos. Lo noto especialmente en dos campos: las mujeres que esperan bus en la calle y con los celadores, vigilantes y todo aquel que tenga a su cuidado (y se lo toman bien a pecho) un área determinada.

A mí no tienen idea lo que me ofende que cuando voy en la bicicleta y pasa lo siguiente:

La popular volteada de cabeza cuando pasa un ciclista from Don Patton on Vimeo.
Por desgracia no se ve tan claro como hubiera querido. La idea es que usted va en su bicicleta muy normalito y (especialmente en mujeres jóvenes) apenas ven que se aproxima, haciendo toda una serie de cálculos de física I, hacen un movimiento sincronizado de sus cabezas para mirar “el pispirispis” que hay atrás al tiempo que usted pasa por frente de ellas, de forma tal que evaden el contacto visual. Y lo hacen de tal forma que parezca un accidente, National Geographic debería estudiar este comportamiento casi instintivo con cámaras de alta velocidad para verlo cuadro a cuadro. Llevo 12 años tratando de explicar tan peculiar comportamiento y lo que he logrado averiguar es que es un mecanismo de defensa para que no les griten obscenidades, las que generación tras generación le han gritado los de “mi gremio”. Que a todas estas es otra tradición tan arraigada como el arribismo: el “morboseadismo”. Orsai lo trató muy bien hablando del tema de los obreros que lanzan piropos a las que pasan, lo que me hace creer que el fenómeno universal (porque en Mad About You también pasó).

El caso es que me ofende que volteen la cara cuando uno pasa (porque lo tomo personal y pienso que es conmigo) pero entiendo que lo hacen por su propio bienestar mental y en casos extremos hasta para evitar que las manoseeen.

Pero a lo que va este post, y que es el objeto del mismo es a hacer dos llamados.
1. A los peatones a que dejen la prevención y no generalicen maldita sea … no todos somos así de guaches. Señorita: mire antes de voltear. Podria ser yo!
2. Y a los ciclistas y motociclistas que le gritan vainas a las mujeres que esperan bus: Por favor, por caridad, por amor a Dios ¿Que esperan? ¿que les pidan el teléfono o les inviten al motel más cercano tras tan inspiradas palabras? Un poquito de urbanidad, educación, decencia, sentido común… ¡y dejen de comportarse como bestias!*

Señorita que espera bus y voltea estratetégicamente apenas ve una bicicleta venir: sepa usted que no siempre recibirá una mirada morbosa, una agarrada de algo o unas palabras vulgares por cometer el pecado de estar parada en el borde del andén. No todos son así, incluso podría ser yo**.

(nada que ver que ayer me haya pasado como cinco veces, no)

No se imaginan lo que duré tratando de hacer el video, porque preciso por cosas de Murphy ahí si nadie volteaba. Duré como una hora dando vueltas, hasta que por fin.

¹entre otros, muchos otros.
²Aunque se ha progresado, claro. Gracias a Mockus y Peñalosa, en serio que gracias.
³Que las hay, las hay.
*Pero no se por qué presiento dos cosas: Que le estoy pidiendo peras al olmo y que a quienes va dirigidas estas palabras … no leen este blog.
**Y me ofende que volteen. En ocasiones risa, me quedo pensando: “no pues tan convencida, ni que le fueran a decir algo”

PD
MI post del viernes, el que es igual a este en El Tiempo y Cambio ayer desapareció misteriosamente. Nadie allá da razón, pero queda “el tufillo” de que lo censuraron, tal vez (se me ocurre) porque mencionaba implícitamente asuntos de seguridad en el Banco Colmena o que el email falso viene a nombre de otro “pez gordo”: Microsoft. A pesar de que el e-mail advertía a la gente para que no fuera a caer, mi sentido conspiparanoico tiene a pensar que alguien aún más paranoico que yo de alguno de los implicados consideró que era nocivo para su imagen y lo hizo borrar. Lo que me inquieta son dos cosas: que no hayan tenido la decencia de notificarme (antes o después) y que así sean las cosas por allá. Que si no les gusta algo lo borren. Razón de más para no publicar contenido original por allá, que perder el tiempo escribiendo para que le borren a uno el trabajo … como que no tiene sentido. Sigo esperando alguna razón, pero algo me dice que .. quedará así. Nadie sabrá nada.

=-=-=-Patton actualiza (29/01/2008 @ 14:58)-=-=-=-=
El post reapareció el 29/01 por la tarde. Lo hizo sin la foto, lo que confirma que fue “moderado” de alguna forma. Y no, no me han dicho nada al respecto.

PD2
Hoy me “patié” el cubrimiento de Darío Arismendi y todo su equipo de la situación con rehenes en un BBVA en Venezuela. Resulta que se levantaron el teléfono del banco y hablaron por horas tanto con secuestradores como con los rehenes. Duraron tres horas con pocos aciertos y muchos, muchos desaciertos … como por ejemplo las preguntas del ave de rapiña ése:

– ¿Usted ha estado preso antes?
— Si
– ¿Y como son las condiciones, son muy difíciles las cárceles venezolanas?

(o sea: no se entregue que recuerde que esas cárceles son una mierda).

Lograron poner al gobernador, al coronel no se que jodas a negociar al aire, acaparando irresponsablemente la única línea de comunicación del banco con el exterior, entorpeciendo la labor de las autoridades, negándose a liberar la línea para seguir aferrados a su chiva exclusiva y su rating. Intentaron convencer a los secuestradores de que se entregaran, sirivieron de mediadores, incluso intercedieron para que les dieran lo que pedían … pero no sé, me parecen bastante discutibles esas acciones, una cosa es informar y otra es meterse donde no los han llamado y atribuírse funciones que nos les corresponden, y todo por la maldita chiva. ¡Irresponsables!.

El momento memorable: Hubo un momento confuso y dijeron:
– “si, aló, aló, ¿fulanita? ¿Está ahí? ¿Está aún a su lado el secuestrador?
– Si, buenas vale, no está fulanita, habla con el secuestrador.

(en su momento sonó muy gracioso)

PD3
La ciudad del sagrado corazón ha crecido, pero ahora resulta que necesita industrias. Haga click para que la gente no se vaya por desempleo.

Así me robaron mi bicicleta (alias”La Milenaria”)

En este último mes hemos vivido en carne propia cómo la delincuencia en Bogotá está algo así como que enloquecida. Una de dos: o está disparada, descontrolada (¡gracias alcaLdUCHO!)… o los bloggers estamos en una mala racha!
A salida la atracaron hce unas semanas.
A Naty se le entraron a la casa.
A éste un perro le robó un zapato.
A iki le robaron … bueno, es complejo….
Y recuerdo haber leído de más tragedias personales, pero no recuerdo quienes mas.
El caso es que antenoche fue mi turno: me robaron la batería de la linterna de la bici. “Al cabo que ni quería”, ya estaba pensando en reemplazarla. Fui a Blockbuster a alquilar una película, 7PM, Av 19 Calle 103 … y pues me demoraría 10 minutos y cuando salí ya no estaba la batería. Recordé que cuando iba para allá pasaron gran cantidad de recicladores y pues de una asocié el robo con uno que estaba muy cerca cuando estaba parqueando. Le hice la cacería como por una hora en toda la zona y no lo encontré, pero sí le pregunté a unos 10 (por cierto: han notado la proliferación? También note que la mayoría de los recicladores por no decir todos son gente honesta y trabajadora) y les “dejé la inquietud” a ver si aparece. Es que esa batería no le sirve a nadie: está cumpliendo su vida útil, y sin cargador y linternas (que están descontinuadas hace años) y tras encima no se conseguían aquí … pues mejor: Me sirve a mi y a mí. Se la robaron sólo por hacer el daño esos jijuemíchicas.

Hace unos días ví en Noticias RCN una sección que se llama “El caza noticias”. Allí la gente denuncia lo que pasa en su barrio/comunidad y hacen todo el teatro de que el problema se soluciona y esas cosas … RCN salva el mundo. Pero bueno, al menos contribuye al consabido y necesario pajazo mental de la gente, que es importante. Es mejor que la gente piense que está segura y se sienta tranquila. De lo contrario no hay consumo, y bueno, ya sabemos que eso es fatídico en una economía como la nuestra.

¿Para qué todo este carretazo? Bueno, éste es un post que tenía aplazado desde que abrí el blog. Me robaron la bicicleta (Bianca Azucena) hace ya 5 años con una modalidad muy creativa, donde incautos y personas de buena fé (bonito el eufemismo para decir güevones, ¿no?) como yo caemos dócilmente. La idea es la de contar la historia con el fin de informar a la gente y “que no le pase a usted”
<%image(20050727-biancaazucena.jpg|400|300|Su Busca: Bianca Azucena)%>
Como sabrá si ha leído antes este blog soy un apasionado por las bicicletas y el ciclismo, y este próximo 4 de Agosto se conmemorarán 12 años desde el primer día que la usé para irme a la Universidad. (está buena la fecha para el CFMI) (Sí, y me gradúo pasado mañana, pero eso es otro cuento). La uso como mi medio diario de transporte, sin importar hora, lugar, clima, ocasión, credo, color de piel o precio del café en la NYSE.

Un Sábado cualquiera a las 10 AM iba para la Universidad (la segunda, la de los cementerios) por la avenida (cra) 19 (Bogota), como todos los dias. Cuando pasé por la
134 con 19 ví un ciclista que me llamó la atención por su bicicleta y su pinta. Seguí mi camino y éste me alcanzó como en la 140 y pico, y se puso a hacerme visita. Me preguntaba que si yo salía mucho, (a montar en bici, ¿no?) que si salía a trocha, en fin, lo mismo de lo que se le habla a cualquiera que monte mucho en bicicleta. El dijo que estudiaba Sicología en la Javeriana, que tenía allá un grupo ciclistas y que salían mucho, que organizaban con el apoyo de la policía salidas al Neusa, y que incluso contaban con el apoyo de Trianon, quienes les regalaban maletines para el equipaje.
Dijo que me iba a regalar una bolsita de cuero e ibamos a intercambiar teléfonos para ver si iba con ellos a algunas de esas salidas. A mi la verdad no me interesaba la maleta, tal vez tener sus datos por si me animaba a los dichosos paseos, pero lo único que quería era “abrírmele”… quitármelo de encima. En la 155 (22 cuadras después) nos desviamos para “su casa”, que era a muy pocas cuadras de ahí. Paramos en frente de “su casa”, hizo el ademán de entrar, (habia un celador a unos 10 metros de ahi) pero en ese momento llegó un amigo a pié. Él estaba en una pinta muy folclórica: Pantaloneta, tenis y cachucha, sin afeitar, ojeras y con cara de guayabo. Llevaba una bolsa con pan y huevos en la mano. El ciclista me lo presentó como: “este si no es deportista como nosotros, a éste no le gusta sino la rumba” (se le notaba) y le dijo: “fulanito, me baja una bolsita de mi casa?” A lo que recibió la respuesta: “No, eso está donde Marcela”. El ciclista parlanchín se fué entonces donde “Marcela” y me quedé hablando con el nuevo individuo: el enguayabado. Hicimos visita como cinco minutos: él me decía que el otro no hacía sino pensar en la bicicleta, que era muy afiebrado. Luego de un rato en la conversación entró el tema de mi bicicleta y que como eran esos cambios y en fin….. Después de un rato me preguntó por el peso de la bicicleta, a lo que la inmediata reacción (que ya entró en confianza con los sujetos) es bajarse para que la levante y mire cuanto pesa.

En ese momento me dí cuenta de que me estaban robando … y se vivió una discusión de diablito-angelito en cada hombro más o menos así:
-Angelito: Güevón!!! lo están robando!!
-Diablito: Vé, mirá, el man vive en esta casa, hay unos celadores …
-Angelito: Marica: No se la des!!!
-Diablito:Tranquilo parce que vos tenés los huevos y el pan del desayuno del man, todobien.
-Angelito: Que se va a ir!!!
-Diablito:Tranquilo, no ves que el amigo ya debe estar por venir? No te da pena ser tan desconfiado oís? (no se por qué habla en valluno mi diablito)
-Angelito: No sea pendejo ola!
-Diablito:: Pero si el man es bien, no ve que dijo que es de la Ponti?

En menos de lo que me di cuenta él estaba subido en mi bicicleta, yo sosteniéndole los huevos y el pan, y él dando “una vueltica”. Dió una vuelta corta y volvió de frente a mí, (cínicos encima de todo!) para luego dar otra más larga, e irse para nunca más volver.

Después de poner el denuncio y de hablar con muchas personas relacionadas vine a enterarme que TODO es una historia muy elaborada, que viene haciendo carrera desde hace unos ya 10 años, y la gente sigue cayendo inocentemente, por confiada y por hablar con extraños.
Claro, sin demeritar el cuento tan bien echado. Los HUEVOS y el PAN son parte de la historia. Tambien el llegar a una casa, el estar cerca de celadores, la pinta del amigo de recién levantado…. todo eso le da a uno confianza en estas personas.
Lógico, uno no reacciona en el momento: Uno espera a que la persona vuelva porque uno está “al frente” de la casa de él, porque hay unos celadores que uno incoscientemente piensa que lo conocen, los huevos y el pan…….

Eso fué el 3 de Junio de 2000. Resulta que a un amigo se la robaron el 26 de Junio de ese mismo año de la misma forma. Y lo mejor (o peor) de todo: fué la misma persona. Y si miran el link, verán como en estos años ha seguido cayendo gente.

Que cambió del cuento:
* Fué por la 116, abajo de la autopista, cerca a un parque.
* Este no solo se paró en frente a la casa, sino que timbró y ladraba un perro. (después, al preguntarle al celador se enteró que la casa estaba sola el fin de semana)
* El cómplice esta vez tenía unos 15 años.
* No eran pan y huevos sino leche y azúcar.
* Fue un día de ciclovía, y en la ciclovía fué donde lo siguió y le habló.
* Mi amigo lo vió a él (el ladrón) en la 109 con 15, entró a una tienda en la 116 con 19, y al salir de ahi se puso a hablarle. Le dijo que tenía un puesto en Sanadresito y quería rematar unas partes para bicicletas por problemas con la DIAN. Después de cruzar el puente de la autopista le ofreció ir a su casa a ver unos catálogos de las partes, y el resto ya lo saben ustedes.

Otras variaciones conocidas del cuento, o formas de robar bicicletas:
* Un ciclista varado que lo pare por herramientas, usted para, llegan otros y el resto se lo dejo a la imaginación.
* Que supuestamente usted atropelló a alguien (es decir, una persona (generalmente mujer) se le bota y se hace atropellar por usted), llegan unos “buenos samaritanos” a defender a la pobre señora que usted “atropelló” y a llevarlo a la “estación de policía”.
*-Su anuncio aquí-

¿Y saben que es lo que más duele? (aparte de perder la más preciada pertenencia)

El orgullo carajo!

Enlaces recomendados:
Comunidad ciclistas robados en Bogotá

Bicirobos Bogotá – Facebook
nomasbicisrobadas.com (base de datos de víctimas de la milenaria, entre otros)