This is the best party I’ve ever been to


Mike Patton en Bogotá
Contexto

Hace 24 años me hice fan de Faith No More cuando por error confundí a Mike Patton casi convulsionando en el escenario de Rock en Río II con Axl Rose. En mi defensa diré que cambié el canal y estaban justo en esta escena. Luego de un rato entendí que no era Guns N’ Roses sino Faith no More, a quienes ya conocía por Epic pero no sabía mucho más. Fue muy poco lo que ví pero ahí me quedó gustando más este grupo, aunque seguía siendo fiel seguidor de Guns N’ Roses.

Desde ese momento empecé a conseguir todo lo que tuviera que ver con Faith No More a pesar de que en ese tiempo no habían torrrents, spotify ni youtube que valiera. De hecho, no había internet. Estábamos en manos de Andrés Durán y de lo que se consiguiera en las tiendas de la 19 a precios de usura. El álbum King for a Day lo conocí primero por un disco pirata, y me tomó dos años oír el álbum oficial cuando en el 97 me desquité y en un viaje a Europa terminé llenando mi maleta de todo lo que se me atravesó. Fue parecido a lo que las bulímicas llaman “atracón” pero con CDs. Incluso tuve la oportunidad de verlos en Bélgica porque coincidí con su gira de verano, pero no hice mucho esfuerzo por cuadrar mis itinerarios para cruzarme con su gira. Poco tiempo después me arrepentiría de haber dejado pasar la oportunidad, cuando anunciaron su disolución definitiva. 

Desde entonces oía cuanto concierto encontraba por el ya incipiente internet de la época y disco pirata que conseguía. La afición crecía. Para 2000 encontré por casualidad en Napster “Director Cut’s” de Fantômas y en ese momento descubrí lo que estaba haciendo Mike Patton, su vocalista, desde que Faith No More se separó. Empecé a escarbar más profundo y aunque ya conocía algo de Mr. Bungle y de Fantômas, me metí de lleno en ellos y sus cerca de 40 proyectos alternos. Ya ahí, más que fan de Faith No More era fan de Mike Patton y de todo (en) lo que tocara. Por eso, cuando en 2005 blogger me preguntó un seudónimo lo primero que se me vino a la cabeza fue “Patton”. El mejor frontman de la música reciente, la mejor y más versátil voz de nuestros tiempos, el músico más creativo e influenciador de esta época. 

Intro

Cuando Faith No More anunció en 2009 que se reuniría para dar una gira de conciertos no lo podía creer. Luego de dos intentos fallidos por verlos, en 2010 viajamos a Chile y se cumplió el sueño; fuimos al que se suponía que iba a ser su último concierto. Resultó que siguieron con vida dando cortas giras entre 2011 y 2014 -con apenas 15 conciertos en esos 3 años- tiempo en el cual se les ocurrió que era muy aburrido seguir tocando lo mismo y decidieron agregar nuevas canciones al repertorio. Hace apenas cuatro meses lanzaron “Sol Invictus”, un nuevo álbum que a diferencia de los que hacen otros grupos contemporáneos, huele a nuevo. Suena a ellos y es muy “ellos”: Algo completamente distinto, creativo y atrapante. Y sigue sonando a Faith No More sin ser la continuación de lo de antes, algo que muy pocos grupos musicales en todo género logran. 

Luego pasó lo que nunca hubiéramos imaginado: anunciaron concierto en Colombia. Compramos las boletas #5 y #6 un minuto después de que salieron a la venta, pensando que podrían llegar a agotarse de inmediato las apenas 4.000 disponibles. Ya no era sino esperar hasta septiembre. 

Faith No More en Bogotá, septiembre 18 de 2015

Prepararse para un evento como este toma tiempo. Implica verse todos los videos de conciertos de la misma gira, estudiar los setlists, y escuchar hasta el cansancio Sol Invictus, previendo que iba a ser el protagonista del concierto. Desde antes de nuestra luna de miel ya se escuchaba por los audífonos en mis desplazamientos diarios “Sol Invictus” en un loop infinito de un playlist de 10 canciones. Así lo hice por meses y alternando con los audios de otros conciertos de los que se han grabado audios con sonido de excelente calidad. Pero había otra materia que tenía pendiente con ellos, y era la de conocerlos en persona. Fue así como moví todos lso recursos a mi disposición para conseguir información que me ayudara a saber cuándo llegarían y dónde estarían. Contacté periodistas relacionados con la organización, amigos de los mismos y toda una red de monitoreo en redes sociales para ver si alguien veía algo, si alguien me decía dónde iban a estar y poder ir a verlos. la noche que llegaron a Colombia ví con mucha envidia como @metrallográfico -viejo conocido y colega de aficiones-  no solo se los había encontrado en Andrés DC, sino que le firmaron un disco y lo hicieron famoso al poner su foto en la cuenta de instagram de la banda.
Su segundo día aquí fue frustrante para mis pretenciones. No logré encontrar a nadie que supiera donde iban a estar y solo hasta el día del concierto -ayer- supe que estuvieron en un bar de Chapinero. De nuevo: fallaron mi€s redes, lo que dejaba eso de conocer al inspirador del nombre de este blogger y del blog mismo (blogdeldia viene de “king (blogstar) for a day, fool for a lifetime”) para el mismo día del concierto. Era ahí o nunca, como cuando logré que Carlos Vives me ayudara a pedirle la mano a mi (hoy) esposa. 

Prepararse para un evento como este toma tiempo. Implica verse cientos de videos de conciertos de la misma gira, estudiar los setlists, y escuchar hasta el cansancio Sol Invictus, previendo que iba a ser el protagonista del concierto. Desde antes de nuestra luna de miel ya se escuchaba por los audífonos en mis desplazamientos diarios el nuevo álbum en un loop infinito de un playlist de 10 canciones. Así lo hice por meses y alternando con conciertos de los que se han grabado audios con sonido de excelente calidad. Pero había otra materia que tenía pendiente con ellos, y era la de conocerlos en persona, algo que nos resultó imposible en Chile. Fue así como moví todos los recursos a mi disposición para conseguir información que me ayudara a saber cuándo llegarían y dónde estarían. Contacté amigos que son periodistas relacionados con la organización, otros que trabajan con Move, y monté toda una red de monitoreo en redes sociales para ver si alguien veía algo, para ver si alguien me decía dónde iban a estar y poder ir a verlos. 

La noche que llegaron a Colombia ví con mucha envidia como @metrallográfico  -viejo conocido y colega de aficiones-  no solo se los había encontrado en Andrés DC, sino que le firmaron un disco y lo hicieron famoso al poner su foto en la cuenta de instagram de la banda.

Su segundo día aquí fue frustrante para mis pretenciones. No logré encontrar a nadie que supiera donde iban a estar y solo hasta el día del concierto -ayer- supe que estuvieron en un bar de Chapinero. De nuevo fallaron mis redes, por lo tanto me quedaba solo una oportunidad de conocer al inspirador del nombre de este blogger y del blog mismo (blogdeldia viene de “King -blogstar- for a Day, Fool for a Lifetime”), el mismo día del concierto. Era ahí o nunca, como cuando logré que Carlos Vives me ayudara a pedirle la mano a mi (hoy) esposa. 

Para esta misión no había un plan. Fuimos lo más temprano que pudimos al Royal Center a hacer fila y quedamos de quintos, lo que garantizó la mejor ubicación que haya tenido -y se pueda desear- para un concierto: justo en la primera fila, al frente de Billy y Roddy, diagonal a donde siempre se hace Patton, entre dos monitores. Todo estaba fríamente calculado. No solo quería quedar en primera fila por estar cerca de ellos, sino porque mido 1.57 y si quedo más atrás no veo un carajo, como me pasó en Chile. 

En menos de nada se llegó la hora del concierto y abrieron como lo suelen hacer en esta gira, con “Motherfucker”. Me sorprendió gratamente la buena energía del público y que ya mucha gente se sabe las canciones nuevas. Siguieron con “Land of Sunshine“, que es la segunda canción que más me gusta de Faith No More y que me gustaría pensar que la tocaron porque así se los pedí por twitter. Ahí se me salió la primera lágrima, de pura y genuina emoción. Siguieron Caffeine, Everything’s Ruined, Evidence, Epic, Sunny Side Up, Midlife Crisis. En esta canción suelen hacer un intermedio (snippet) con canciones de moda: Pump up the Jam y Vogue de Maddona en los 90’s, Poker Face en 2009, y a nosotros nos tocó por suerte “The Lion Sleeps Tonight”, famosa por la película “El rey león”.

Siguieron Last Cup of Sorrow, Matador, The Gentle Art of Making Enemies, Easy (donde hizo mención a las palabras colombianas que aprendió: aguapanela, ajiaco, sancocho), Separation Anxiety, Ashes to Ashes y cerraron con Superhero, precedida por un intento de “cumbia”. Para el encore, lo que en colombia se conoce como “otra, otra”, abrieron con Sol Invictus, We Care a Lot y cerraron el concierto con la muy esperada Just a Man. Aquí al final Patton hizo lo que suele hacer cuando está de buen humor y se siente bien con la audiencia que es tirarse al público. Maria estiró su brazo le tocó el zapato blanco, marcado con su nombre con sharpie, un segundo antes de que volara por encima nuestro haciendo una vuelta de canela en el aire e hiciera un memorable “crowd surfing“, aunque en esta ocasión el cable del micrófono se desconectó y no pudo seguir cantando sobre la gente, como suele hacerlo.

Terminó el concierto, Puffy tiró una de sus baquetas sobre el lado izquierdo del escenario y cuando vi que se aproximaba hacia nosotros con la otra baqueta me estiré. La lanzó justo hacía mí y la agarré. ¡El problema es que fuimos como 5 más! Ninguno cedía y alguien halaba hacia abajo con una fuerza brutal para que los demás soltaran la baqueta, hasta que alguien detrás nuestro con quien habíamos hecho amistad más temprano dijo “déjenlo, él la cogió, se la merece”… todo la soltaron y sí, ¡se refería a mí! ¡Me quedé con la baqueta! Es el tipo de rifas que uno nunca se gana pero me la gané justo el día que más hubiera querido hacerlo. Luego supe que la que halaba con más fuerza era la dueña de la otra mitad de la baqueta, mi esposa. En medio del forcejeo no me había dado cuenta de que ella la había agarrado con las dos manos y peleaba con su vida contra otros cinco hombres, les gritaba “Suéltenla maricaaa, ¡las damas primero!”.

Prendieron las luces, @inquisidora por fin se dejó ver la cara y nos quedamos por ahí tratando de llevarnos un arreglo floral, al mejor estilo de los matrimonios. Notamos que en una puerta había una aglomeración de gente y fuimos a ver de qué se trataba. Era un grupo de gente que por obra y gracia del tráfico de influencias tenía un sticker mágico que daba acceso al backstage. Fue todo un caso de “#udnosabequiensoyyo” y típico arribismo que le da al colombiano promedio tener algo de poder o de estatus sobre los demás, tanto así que más de uno prácticamente se nos burló en la cara cuando les preguntamos cómo consiguieron el sticker mágico. Fue perturbador y triste a la vez ver como aflora ese sentimiento de superioridad en cuestión de segundos y de forma perfectamente natural.  Intentamos entrar detrás de ellos, pero no fue posible. No pertenecíamos a ese grupo de “gente de bien” que no importaba si no sabían el nombre de tres canciones o de dos miembros del grupo, tenían las conexiones correctas y a diferencia nuestra, estaban en la rosca que era.

Maria me había dicho desde la noche anterior “pase lo que pase estaré a tu lado y no dejaré que te rindas hasta que conozcas a Patton” y en ese momento me lo recordó. Veíamos desde la reja como caminaban Roddy y Billy entre los afortunados, cuando de pronto dijeron “vamos a sacar los equipos, saquen a todos los del backstage”. O sea, volvieron al mundo de los mortales donde estábamos nosotros. Al cabo de un rato se abrió de nuevo la puerta y apareció… ¡Patton! Salió y se puso a hablar con todos los que estaban por ahí sin discriminar stickers ni si había comprado preferencial o VIP. Ni cortos ni perezosos nos acercamos, charlamos un par de minutos con él, nos tomamos la foto de rigor y nos depedimos. La conversación fue algo así:

Le pedí que me firmara la boleta y ahí le dije que mi nickname en twitter es @Patton, y que era porque soy muy fan de él.
[Maria]: in fact, my husband loves you more than he loves me, and I’m totally OK with that
[Patton]: That’s fucked up!
[Maria]: I know!
[El otro Patton, o sea yo]: Not in that way! 
[Patton]: You know what? you should punch him in the face, just like that – mientras hacía la demostración con su codo de como debía pegarme en la cara. Ahí yo le dije que en el autógrafo debería decir “from Patton to @patton” y mientras lo escribía se le ocurrió poner “From Patton to Puto”, siendo muy fiel a su particular sentido del humor. Luego me dijo: I’m sorry, I had to. Y nos abrazó a los dos, no sin antes recordarle a ella (por tercera vez) como era que debía ponerme el codazo en la cara y agregó “¡además es pequeño!” 😀
Mike Patton con @Patton
Luego de ese par de minutos le dejamos espacio a las demás personas que querían hablar con él y nos pusimos en la tarea de buscar a los demás miembros de la banda. Cuando llegamos a la puerta que separa la zona VIP del backstage salía Anika, la segunda al mando del crew. Apenas la vi la reconocí y la llamé por su nombre, lo que obviamente la sorprendió. Le expliqué que lo conocía porque había visto el capítulo de Tour Talk en el que Roddy la entrevistaba a ella, y le contamos que Roddy es nuestro segundo miembro favorito de la banda y que si nos podía ayudar a hablar con él. También le preguntamos por Tour Talk y nos dijo que tenían problemas con el internet, así que me ofrecí a prestarle el de mi celular, lo cual le pareció una magnífica idea. Se fue a consultar lo con Roddy y cuando volvó nos dijo que ya había anunciado que lo había cancelado, pero estaba muy agradecida por la oferta y se mostró dispuesta a ayudarnos a hablar con él. Se fue a buscarlo y… no lo encontraba. Nos envió a otro lado y terminamos afuera del teatro, pero logramos volver antes de que nos quedáramos por fuera definitivamente. Volvimos al punto cero y en cierto momento se armó de nuevo una fila de “privilegiados” que iba a entrar a los mismísimos camerinos. Nos hicimos detrás de ellos y de nuevo nos cerraron la puerta en la cara. Tuvimos la fortuna que unos 30 segundos después el bouncer se fue, alguien del equipo entró y … nos metimos detrás de él. Sí, nos colamos ;). Vimos la misma fila entrando al camerino, nos juntamos como si fuéramos parte de ellos usando la técnica de “bonitos y gorditos”. No nos pidieron nada, ¡estábamos adentro!
Roddy Bottum en BogotáAhí vimos a Roddy en su camerino, e inmediatamente nos pusimos a hablar con él. Fue una verdadera conversación donde le contamos que somos fans de Tour Talk, le preguntamos por su experiencia en Bogotá, los lugares que visitó, e incluso nos contó por qué no había ido Tim Moss, el Tour manager titular y otras intimidades del equipo. Al cabo de un rato estábamos solos Patton, Roddy, Anika y nosotros dos en el camerino, presenciando como ella le daba instrucciones a Patton sobre el plan a seguir las próximas horas (lo mandó al hotel a dormir, jeje) al tiempo que Roddy nos contaba cosas de Shaun Kendrick, otro miembro del equipo.

Maria estaba matada con la personalidad de Roddy, nos sentíamos como haciendo visita en la sala de su casa. Aunque él sabe algunas palabras de español, la conversación que tuvimos no hubiera sido posible si nosotros no habláramos inglés, eso nos sirvió muchísimo. Ya entrados en confianza, Maria le confesó a Roddy “you’re my favorite guy in Faith No More”, a lo que él respondió “awww, you’re so sweet!”, luego le preguntó su nombre y se sorprendió de que lo pronunciara “Maria” en lugar de “María”, por eso en el autógrafo que le dio escribió “Hola Mária!”.

Llegó la hora de que ellos se fueran, agarramos unas cervezas que ya nadie más iba a tomar y charlamos un rato más con Anika. Le preguntamos por el resto de la banda (Puffy, Billy, John) y nos dijo que se habían ido temprano, que Puffy tiene un dolor de espalda que lo está matando y Bill estaba muy cansado. Nos despedimos de ella, luego hablamos otro rato con Shaun, el stage manager, de quien también sabíamos su historia a través del tour Talk de Roddy. Nos contó de su recorrido con Patton, de sus proyectos en curso y del estado del nuevo disco de Fantômas. Nos despedimos y cerramos así la operación “bonitos y gorditos” más exitosa que hayamos hecho desde que nos colamos a un hotel de Cancún a ver la final de la Copa América. 

Se cumplió la misión: conocer a Patton y a Roddy. Con Anika y Shaun del crew como bonus track, nos sorprendió mucho su gran amabilidad. Nos faltaron Puffy (Mike Bordin), Billy (Bill Gould) y Jon Hudson, pero bueno, no nos podemos quejar, son las personas más amables que hayamos conocido. Tenemos recuerdos gráficos, físicos y hasta una baqueta de Mike Bordin. Si verlos en Chile fue el mejor día de mi vida en ese momento creo que el de ayer lo supera, superado tal vez solo por el día de mi matrimonio. 

Sí, oficialmente this is the best party that I’ve been ever been to.  

PD
Y gracias a ti, por estar ahí, por no dejarme rendir y por haber hecho realidad este sueño. Todavía no me lo creo. 

Galería de Fotos



Galería de Videos


 

Cómo debería ser la Copa América 2015

La Copa América lleva muchos años sin brillar, en buena parte por el desinterés de los equipos participantes, por la época en que se juega (en las vacaciones de la temporada europea y en el invierno del hemisferio sur). Tratando de quitarle algo de monotonía, los miembros de la conmebol en 1986 renovaron el sistema de la Copa América y en 1993 pasó de tener 10 a tener 12 participantes, buscando mayor competitivad y emoción.

La Copa de Oro tiene una historia similar: un torneo de la concacaf también con la participación de invitados en algunas de sus ediciones. El sistema actual es de 12 equipos, exactamente con el mismo formato de la Copa América: tres grupos de 4. Allá tienen eliminatoria previa: los tres de norteamérica tienen cupo fijo, Los 7 equipos de centroamérica realizan un torneo que otorga 5 cupos, y los cuatro cupos restantes son para los 4 semifinalistas de la copa del caribe, en la que participan en varias fases sus 30 islas asociadas.

Lo que haría de la Copa América 2015 un torneo más interesante sería la unión de la Copa América actual con la Copa de Oro, volviéndolo un torneo de 16 equipos que tendría un mayor nivel, despertaría mayor interés de patrocinadores, y no estaría lejos de competir con la Eurocopa, la cual también cuenta con 16 países participantes y una fase previa que garantiza mejor competitividad.

Mi propuesta para la distribución de los cupos sería la siguiente:

Conmebol: 8 cupos directos. Se otorgarían según los resultados en la última eliminatoria al mundial, en este caso el 9 y el 10 tendrían que jugarse su clasificación a la nueva Copa América.

Concacaf: 6 cupos directos: los 3 de norteamérica se mantienen, se realizarían la copa centroamericana y la copa del caribe exactamente con el mismo formato con el que se vienen realizando actualmente, pero entonces el cupo directo sólo lo tendrían los finalistas de la centroamericana y el campeón de la del caribe.

Los dos cupos restantes los disputarían en dos llaves de eliminación directa (round-robin, partidos de ida y vuelta), con la participación del noveno y décimo de conmebol, el tercero, cuarto y quinto de la copa centroamericana, y el segundo, tercero y cuarto de la copa del caribe. Así se respetarían los cupoas actuales, sólo que no clasificarían directamente sino necesitarían una nueva fase para clasificar.

Primera llave:

  • El 9º de la conmebol vs el 4º del caribe (G1)
  • El 4º de centroamérica vs 3º el del caribe (G4)
  • El ganador de G1 se enfrenta al ganador de G2, y quien gane la llave ganará el cupo. 

Segunda llave:

  • El 10º de la conmebol vs el 5º de centroamérica (G3)
  • El 3º de centroamérica vs el 2º del caribe (G4)
  • El ganador de G3 se enfrenta al ganador de G4, y quien gane la llave ganará el cupo. 

Ya en la copa américa los 4 grupos de 4 equipos tendrían dos países de conmbebol y uno de concacaf por grupo, con cabezas de serie y todo tal cual como en los torneos FIFA para distribuir los 4 equipos restantes y hacer que los grupos queden equitativamente distribuídos.

Ventajas

  • Al sumar mercados como los de México y USA, el interés de patrocinadores y derechos de TV sería mayor.
  • El nivel del fútbol sería mejor al contar con mecionados países, quienes tomarían más en serio la competencia llevando los mejores equipos que pudieran. Costa Rica y México llevaron equipos juveniles a la Copa América 2011
  • Dejarían de cruzarse las copas que se realizan de forma casi simultánea, con el problema de los equipos juveniles del punto anterior.
  • Sería realmente Copa América, no de suramérica. Todos los países de América participarían, todo el continente. 
  • Al clasificar a cuartos de final únicamente los dos primeros de cada grupo se garantiza que los partidos sean más reñidos y abiertos. Con el sistema actual es más difícil quedar eliminado en primera ronda que clasificar. Se puede clasificar con una victoria e incluso con dos empates. 
  • Al haber mayor interés mundial por el torneo, los clubes europeos facilitarían los préstamos y los calendarios de la FIFA tendrían má en cuenta los torneos pqra que los jugadores lleguen en plenitud de condiciones. 

Por qué escribo ésto? No se, por compartir lo que pienso. Ojalá lo leyera alguien de la conmebol o de la concacaf, lo copiara y lo hiciera realidad. No me importa que se atribuyan la idea, igual dudo que sea tan original y seguro a muchos más se les ha ocurrido desde hace mucho antes (en efecto, sí), pero así es como la haría yo.