Los crimenes pasionales no existen

Screenshot de El Tiempo

Antenoche Claudia Johanna Rodríguez fue asesinada por Julio Reyes, un hombre con el que tuvo una relación sentimental. Le disparó en su lugar de trabajo luego de tenerla como rehén por un par de horas en un centro comercial de Bogotá. El agresor fue herido por la Policía y también murió horas después.

Sucedió cerca de las 8PM, por lo que los noticieros de televisión no lo alcanzaron a registrar en su edición de las 7 y cuando llegó el de las 10PM el titular fue algo así como “hay un hombre armado en el Centro Comercial Santa Fe y tiene una mujer de rehén, el centro comercial está siendo evacuado, la Policía está tomando control de la situación, noticia en desarrollo”. Pocos minutos después anunciaron que la mujer había muerto y que se trataba posiblemente de “un crimen pasional“.

Al cabo de un rato hice este par de tweets:

Mi molestia principal es con la forma en que los medios de comunicación siguen cubriendo este tipo de noticias. Decir que fue un “crimen pasional” es meter una razón para algo que no tiene la más mínima justificación. Es tratar de explicarlo: “una persona mató a otra, pero seguro tuvo una buena razón para hacerlo, razones pasionales”

Efectivamente, el crimen pasional sí existió en algunos códigos penales y en algún momento de la historia el marido tuvo el derecho de golpear e incluso de matar a la esposa infiel sin recibir mayor castigo. En el siglo XIX.

El punto es que hoy no existe tal cosa llamada “crimen pasional”.

Continue reading

Vivir en Cali, manual para dummies

gato del Río, Cali
Viví en Cali entre noviembre de 2011 y enero de 2013, y desde que pisé tierras vallecaucanas en un rol distinto al de turista empecé a escribir este post. Algún día había que terminarlo y ese día fue hoy.

Colombia tiene la particularidad de ser muy rica culturalmente. Para muchos extranjeros resulta sorprendente que en un país relativamente pequeño se puedan encontrar diferencias culturales tan grandes entre las subregiones, tanto que en ocasiones nos cuesta trabajo entendernos entre nosotros mismos. En mi caso soy un rolo -cachaco, bogotano- que se fue a vivir a Cali y que tenía a diario infinidad de pequeños choques culturales. Los compartiré en este post con el fin de que le puedan ser útiles a otros rolos que estén a puntos de vivir el mismo proceso.

La gente

Los nacidos y criados en Bogotá tenemos fama de ser odiosos, creídos y fríos en el resto del país. Luego de vivir 15 meses fuera de Bogotá puedo entender por qué nos ven así: nuestras formas de relacionarnos y nuestras costumbres son distintas, sin que necesariamente nuestra personalidad sea así. La antipatía y frialdad -en mi opinión- son un mecanismo de defensa de la ciudad grande, donde creciste con el mantra “no hables con desconocidos”. Es simple instinto de supervivencia.

Lo de creídos lo explico con ese complejo de superioridad del hijo de la capital, quienes por nacer en la ciudad más importante del país podemos llegar a mirar a las demás como pueblos, y si tienen suerte, pueblos grandes. Acomplejados y prejuiciosos que somos. Resumiendo: es verdad. Los rolos podemos parecer antipáticos y fríos, y en muchos casos, serlo. 

  • Mi primer choque cultural cuando recién llegué a Cali fue la calidez de la gente. Recuerdo la primera vez que entré a un ascensor y todos sus ocupantes saludaron en coro “buenos días”. Uno queda sin reacción, una mezcla de “¿qué carajos le pasa a esta gente?”, “seguro me confundieron” y “¿qué respondo?”. Al cabo de los meses uno se acostumbra, saluda y hasta lo extraña cuando no responden. Es decir, uno se termina civilizando.
  • La gente mira a los ojos en la calle, sonríe. Cuando usted sale de su casa o de su apartamento hay contacto visual con el portero, con el vecino… y hasta conversación. No es que en Bogotá no pase eso, pero no es tan común, mucho menos entre desconocidos, creo que esa es la definición de  “gente abierta”. Supongo que usted sabe a lo que me refiero. Algunos rolos somos de los que volteamos la cara cuando vemos que viene un vecino, mientras que la mayoría de los caleños hacen justo lo contrario.
  • La atención por parte de vendedores, cajeros y empleados en general es amable, cordial, sincera. Poco que ver con la que uno suele recibir aquí.

Continue reading

Su comercial puede estar en el lugar equivocado

De los colombianos dicen que perdimos la capacidad de asombro. Que estamos anestesiados. Cuando alguien es secuestrado, asesinado o hay un atentado terrorista, nos parece lo más normal del mundo. Nos duele, nos horrorizamos, hacemos un grupo en facebook, lo lamentamos … y 5 minutos después ya se nos olvidó, si no es que ya hicimos un chiste de la tragedia.

Igual pasa con la corrupción. A la escala que sea: que las obras públicas contratadas en nuestras ciudades han debido terminarse hace años y se han pagado tres veces, nos saca un suspiro lastimero de indignación y ya. Así como cuando el cajero del supermercado con toda la naturalidad del caso redondea a favor suyo el cambio. Nos duele, pero estamos resignados a que probablemente nada va a pasar.

Por favor vea este video antes de seguir leyendo. Son 30 segundos.

Es una invitación a asistir al evento de cierre de la conmemoración del bicentenario de la independencia de Colombia. No, no me molesta que se celebre una independencia que es relativa ni que se hayan gastado decenas de miles de millones de pesos en el proceso. Lo que me indigna es que la propaganda la vi anoche: Lunes 26 de Julio a las 7:13 PM.. Y el evento fue hace una semana.

No tengo la menor idea cuánto podrá costar la emisión de un comercial de 30 segundos en prime time en Caracol, pero dudo muchísimo que sea barato.

Se me ocurren varios escenarios para que esto haya pasado:

El “qué pudo haber pasado”
Se trata de un error de buena fe de los encargados en la alcaldía, una mosca manchó la hoja donde decía “días de emisión” hasta 20 de julio, el 0 se volvió 6, el perro se comió la tarea, en la agencia pensaban que el bicentenario era todo el mes, el fax estaba borroso… Dios, es que no puedo pensar en una explicación racional.

La conspiparanoica 1
Entre los encargados de la publicidad de la alcaldía mayor de Bogotá de la administración de Samuel Moreno, alias “Bobolitro”, conocida como la administración más corrupta en la historia de Bogotá, hay un acuerdo oscuro con los encargados de la pauta en el canal y van “miti-miti” con este desperdicio de recursos públicos.

La “debe ser”
Es tal el despelote interno en la administración de la alcaldía más corrupta de la historia de Bogotá, que se equivocaron y dieron mal la orden para la emisión de los comerciales. El canal simplemente acató la orden de su cliente.

Conspiparanoica 2
Es un error de buena fe de la alcaldía o de la agencia de publicidad. Los encargados en Caracol lo notan pero como ya estaba reservado el espacio no pueden hacer nada.

Su razón aquí

Independientemente de lo que pudo haber pasado hay dos cosas que para mi son muy claras:

1. Hubo un error en la alcaldía, en la dependencia que se encargaba de la publicidad del bicentenario, la agencia de publicidad… donde sea pero hubo un error que es responsabilidad final de la administración distrital.. Haya sido de buena o mala fe, no tengo idea, eso lo determinará la contraloría distrital (a la cual me encargaré de hacer saber el error). El caso es que son recursos públicos que se despilfarraron ante mis ojos, y eso me duele.

2. El canal que lo emite peca por omisión. Una opción es que no se hayan dado cuenta que estaban emitiendo un comercial caduco y solo obedecieran la orden de compra de su cliente. Otra es que se hayan dado cuenta pero igual lo hayan emitido cumpliendo su contrato. Una tercera opción es que se hayan dado cuenta y lo hayan emitido con el único objeto de facturar. La cuarta es la más malpensada: donde es un contubernio y acto perfectamente conciente con intereses de beneficio económico personal. En todo caso lo decente hubiera sido avisar a la alcaldía que estaban cometiendo un error, e incluso parar la emisión del comercial. No descartaría ese como otro escenario, no considerado por mi paranoica mente.

Cualquiera que sea el escenario no es menos que inmoral, antiético, y corrupto. Y de nuevo, me duele porque son recursos públicos que se despilfarraron ante mis ojos.

Eso era. Ya me desahogué.

Luego de mi pataleta solitaria en twitter le pregunté a los usuarios relacionados con el canal caracol, explorando la improbable opción de una respuesta inmediata: @canalcaracol, @marcecaracol, @MabellorenaLara, @cduranca, La única que respondió fue @marcecaracol, naturalmente confundida. También pregunté a @portalbogota por sugerencia de alguien, tampoco hubo respuesta. Igual no son los canales oficiales y no tendrían por qué responderme, por eso lo haré a traves de la contraloría distrital y la defensoría del televidente de Caracol.

Usuarios en twitter confirman que no sólo fue anoche y no sólo en Caracol. También opinaron otros desde el punto de vista de un canal, y otras reacciones

Y mejor ni hablar de la proporción de pauta estatal en los canales privados de TV y las grandes cadenas radiales. Campañas con una frecuencia de emisión exagerada, como las informativas del Fogafin (¿en serio hace falta gastar tanta plata en decirle a la gente qué es el Fogafin?) o las infames de “no siembres la mata que mata, “no usen el pasto nefasto, no utilicen la yerba que enerva”, entre muchas otras.

Mi instinto conspiparanoico me dice que es una forma de decirle a estos medios “hagámonos pasito que si te pones muy aletoso te quito esta pauta que representa el X% de tus ingresos”. Una forma sutil de censura.

PD
Ahora sólo falta que Caracol no cobre por estos comerciales y me hagan quedar como un pendejo 😀

PD2
El concurso de Soho sigue. Cambiaron las reglas arbitrariamente, el sistema de votación era fácilmente (y evidentemente) manipulable, y sigue 10 días más. Es un voto por día, por si quieren seguir ayudando. “Que gracias” y perdone la molestia.

¿Ley seca o ley de atracción?


Foto de El Tiempo en flickr ©

La ley seca es -para quienes no tienen idea- una restricción al expendio de bebidas alcohólicas por tiempo limitado. En Colombia se utiliza siempre 36 horas antes de elecciones, período de tiempo -en mi opinión- completamente exagerado.

Dejando atrás lo anacrónica y cuestionable que es la medida (sobre todo porque no logro ver la relación de los borrachos de un viernes por la noche con las elecciones de un domingo) la observación que me motivó a escribir este post fue el comportamiento de la gente ante la medida. Claro, son eventos con ocurrencias muy ocasionales, como la oportunidad de medir la contaminación ambiental sin la participación del transporte público por cuenta de un paro. (Y descubrir que los que más contaminan son los buses)

Siempre ha sido así. Anuncian la medida y, guardando las proporciones, es como si anunciaran el apocalipsis. Es como en esas películas fatalistas de los 80s en las que se anticipa un desastre nuclear por cuenta de la guerra fría, y multitudes desesperadas corren a los supermercados a abastecerse de comida, para internarse en sus búnkers y sobrevivir el fin del mundo. Pero en este caso son grupos (en su mayoría) de machos bien machos que llenan con desesperación sus carritos de mercado con provisiones de cerveza, aguardiente y destilados foráneos como tequila y whisky para los de hígado más refinado.

El jueves estaba haciendo mercado en el Éxito y pude ver más de un grupo de amigos preparándose para la abstinencia. En sus conversaciones se podían oír frases del tipo “nos la tenemos que jalar”. Más tarde conté tres grupos (a lo mejor eran los mismos del supermercado) dedicados a la bebida en los alrededores de mi casa*. El viernes la historia se volvió más dramática: fui al medio día a Olimpica y por todas partes había avisos con el subtexto “a las 6PM empieza la ley seca, aprovisiónese rápido”. De nuevo, veía uno carritos llenos de trago. Esa noche supe por una amiga que tenían organizada una reunión con sus amigos de parranda, para la que habían comprado un litro de trago por cada dos personas. Ya por la noche encontré más de un borracho en la calle, algo no tan usual a las 7PM por la zona en donde lo vi.

Yo quiero pensar que la razón por la que este fenómeno se repite antes de cada día de elecciones, es ese muy arraigado irrespeto a las leyes y la autoridad que nos caracteriza a los colombianos. Que lo hacemos por rebeldía, por romper el sistema, por lo atractivo que siempre ha resultado hacer lo prohibido. ¿que no es permitido emborracharse? “Pues miren cómo lo hago jijuemadre”. .

Prefiero pensar que es por hacer lo contrario a los que nos dicen a que sea la comprobación de que somos un país de borrachos. Aún tengo fe de que así sea.
* ¿Había mencionado que desde noviembre estoy viviendo solito? Me gusta mucho mi apartamento, a.k.a. #lacabina, y estoy muy feliz con este cambio.

PD1
Yo no fui la excepción. En realidad “el mercado” del jueves incluía una docena de cervezas, y el sábado me tomé una botella de vino con mi novia. Coincidencia porque no fue planeado por la ley seca, pero la misma me hace pensar de nuevo en lo de la ley de atracción.

PD2
Hoy todos mis votos son verdes. Y no, no celebro San Patricio. Ah cosa snob esa de celebrar San Patricio y San Valentín en el país del sagrado corazón.

PD3
La ley seca no debería ser ni nacional (cada municipio debería manejarla de acuerdo a su realidad) ni desde el viernes. Supongo que tenía sentido en la Colombia de los 40s, ¿pero ahora? No creo.

Salvar el planeta mis polainas


Foto de Motivatedphotos.com

De unos meses para acá las maléficas grandes corporaciones están sacando multimillonarias campañas publicitarias, invitándonos a salvar bosques enteros mediante la suscripción a su servicio de factura electrónica. El trato es simple: “ayudanos a salvar el planeta, ahora tu factura te llegará por email”, acompañados de unas ilustraciones llenas de verde, pajaritos, árboles y nubes. Hasta culpable se siente uno si no lo hace. ¿Caerán árboles inocentes si no lo hago?

No me imagino las miles de toneladas de papel que se gastan empresas de servicios públicos o de telecomunicaciones imprimiendo facturas que a duras penas uno mira. Es un desperdicio completamente inmoral, sin duda. La factura electrónica ha debido llegar aquí hace rato y es completamente loable que la penetración de los medios electrónicos de pago, así sea tarde, estén logrando reemplazar estos métodos anticuados, ineficientes, y sí, anti ecológicos.

Yo soy el primero en aplaudir la iniciativa. Los que me conocen saben que literalmente no mato una mosca, la saco de mi casa por las buenas así me tome una hora hacerlo. Desde que tengo memoria envuelvo los regalos en papel periódico. Me ofendo cuando sacan una hoja de una resma para llenarla de garabatos, habiendo hojas de reciclaje disponibles. Sufro por las maticas de los separadores en épocas secas, o por los cerros cuando se incendian y pienso en todos los pajaritos y animales silvestres afectados. En las tiendas casi nunca recibo bolsas plásticas por no ser nada diferente de fuente de ruido y mugre. En fin, desde niño cuido con gran compromiso los recursos naturales, la vida en todas sus presentaciones (aunque podría hacer la excepción con los french poodle) y no desperdicio una hoja de papel en nada que no lo amerite.

Es por eso que me ofende que las grandes corporaciones nos vendan lo de la factura electrónica como su compromiso con el medio ambiente. Por supuesto, es un factor… pero siempre ha sido el último en sus prioridades. ¿acaso nos dejarían revisar como hacen la disposición y el manejo de residuos al interior de las mismas? ¿verificamos cómo usan el papel, el agua, la energía? ¿quieren?

Claro, el evitar imprimir miles de toneladas de papel es bueno para el medio ambiente. Pero mejor para sus bolsillos. No me imagino los chochentamil millones de petrodolares al mes que se va a ahorrar comcel dejando de imprimir y enviar facturas a sus 20 millones de abonados. Igual los bancos. ¿Por qué no en lugar de hacernos creer que estamos salvando al mundo aceptando recibir la factura por email, nos dicen que esa platica que van a ahorrar nos la van a descontar de la cuota de manejo/cargo fijo? ¿No será que no les conviene?

Por mi perfecto que me envíen las facturas por email, lo esperaba desde hace una década. Pero no me crean tan pendejo, salvar el planeta mis polainas. Sean machos y admitan que es porque es bueno para sus utilidades y por su imagen de “socialmente responsables”. Dejen de tratarnos como idiotas por primera vez en sus vidas.
PD
Sí, meses sin escribir. Falta de tiempo y tema. Tengo un cerro de posts por sacar: media maratón, Buga con mi novia, un nuevo episodio exitoso contra las grandes corporaciones…etc. Ya saldrán. Gracias por extrañarme, a mi también me hacían falta.

De eso tan bueno no dan tanto

Somos el país de “el vivo vive del bobo”. De la “malicia indígena”. Donde ser avispado es pasar por encima de los demás. Donde colarse en una fila es sinónimo de inteligencia. Si mire no más, ayer se celebraba el primer aniversario de la Operación Jaque y en el documental no solo dejaron de negar el uso de los chalecos de la Cruz Roja (como lo hicieron al comienzo) ni lo justificaron con una excusa chimba (como lo hicieron luego: “que fue que a uno de los agentes le dio sustico, pero fue por su propia iniciativa”) sino que encima lo dicen como una anécdota pícara. “usando nuestra astuta malicia indígena engañamos al enemigo, todo se vale [grin]”.

En DMG le decían a la gente de frente: “es lavado de plata de los narcos, por eso es que da esos rendimientos”. Y claro, la gente piensa “aprovechemos mientras dure, antes de que eso se caiga, el vivo vive del bobo decía mi madre … y somos del país de los echados pa’lante y de los más vivos”. Y mire usted como terminó eso.

O sea: es nuestra cultura. Muchas de nuestras madres nos criaron con el “avíspese papito”. Y no siempre para bien (copiése, cólese, quédese con el vuelto, etc). Así somos, no nos hagamos los santos.

Lo mejor es que en el país donde nos preciamos de ser “una flechas”, muy vivos … es donde más modalidades de estafa oye uno. Que el “paquete chileno”, que “la del pan y la leche“, que “la llamada millonaria”… la lista sería larguísima.

En internet tenemos muchas, empezando por unas inocentes cadenas de Amy Bruce o de gatos embotellados hasta el phishing de los bancos.

Y en los celulares, también.

Ya había hablado de la que me habían hecho (bueno, en realidad lo hice para saber si Tigo respondía, y no) con un aviso en facebook. Hoy leo en twitter que al gerente se la intentaron hacer. Ya la había oído (e incluso leído en El Tiempo, creo) pero la replico porque al parecer hay muchos que no lo saben.

Llega este mensaje de texto:

Uno llama y le dan las instrucciones: que para legalizar la entrega del carro hay que comprar $450.000 en recargas de Comcel, le dan el número, y que el lunes le entregan su premio. Y tan de buenas usted: se gano una rifa sin siquiera estar participando.

Y pasa como siempre: El diablito en el hombro izquierdo dice: “Huy, no compramos boletas para la rifa pero hágale, de una … gratis hasta un balazo”. El angelito en el hombro derecho obviamente trata de hacerlo entrar a uno en razón y hacerle entender que lo están robando (como pasó aquí) y bueno, unas veces gana el de la izquierda, otras el de la derecha.

Hay atenuantes, claro. Los cuentos son reforzados, pero son hábiles y logran confundir. Presionan diciendo que “tiene 30 minutos para consignar” y dependiendo del nivel de ingenuidad (o de torcidez) de la víctima, se dará cuenta que algo no va bien y verificará que la información sea cierta o no. Así lo hizo el gerente. Pero seguro muchos caen. Vi reportes en twitter.

Ya lo sabe: si le ofrecen tantas maravillas y lo presionan para que haga un pago (y en tarjetas prepago, por Dios!) en poco tiempo … ahí hay gato encerrado. Es una estafa, y usted está cayendo redondito.

Porque recuerde: “de eso tan bueno no dan tanto”.

PD
Nada, los extraño. De veras. Tenía PDs pero se me olvidaron.

PD2
Campus Party la próxima semana. Será una semana larga.

Sólo 15 de 55 combinaciones posibles sirven para evadir el pico y placa.


CVY o “como voy yo”, tomada del grupo de placas de carro de Colombia
Anunció el alcalde Samuel Moreno la medida de extender la medida de pico y placa (restricción a la circulación de vehículos en ciertos dias/horarios basados en el último número de la placa) al horario de 6AM a 8PM. Mejor dicho: a todo el día. Se veía venir. Así como algún día se hará también los fines de semana y en carretera. Es casi que de lógica: hay muchos más carros de los que nuestra infraestructura puede recibir.

Para quienes leen este blog desde hace tiempo no es un secreto que desde hace 15 años mi medio principal de transporte en Bogotá es la bicicleta, y que la defiendo como la mejor alternativa para desplazamientos cortos. Repito mucho la frase “es mejor en bicicleta“, casi como un eslogan o un mantra. Lo hago porque creo firmemente que para mis desplazamientos diarios, es mejor en bicicleta. Mucho he hablado del tema (hasta un reciente post en inglés hice) y he comprobado que el tema de transportarse en bicicleta sigue siendo asociado con factores económicos por encima de los prácticos. Es decir: el que se mueve en bici es porque es pobre y no porque sea mejor hacerlo así. Vivimos en una sociedad donde aparentar es lo más prioritario, donde el tener un carro es más un símbolo de estátus que una verdadera necesidad. Con sus peros, claro.
Ni hablar (porque ya lo hice) de la SUVs o camionetas, renovada forma de diferenciarse de la chusma.

Y no es que me oponga a los carros ni que me caigan gordos. No. De hecho, me gustaría tener un carro para irme de paseo y hacer viajes como el que hice en noviembre. Sigo el WRC, la F1 y la Nascar. Lo extraño cuando salgo de noche con mi novia. Y no desconozco que hay muchos que realmente necesitan su carro, para transportar cosas o por cuestiones prácticas. El carro es la mejor alternativa para movilizarse en muchos casos, eso no se puede desconocer. Que en mi caso particular la mayoría de las veces no lo sea, no quiere decir que sea así para todos.

Pero es que ese porcentaje (en mi viciada y poco objetiva opinión) es muy, muy bajo. Muchísima gente no necesita realmente el carro para sus desplazamientos diarios, o le iría mejor si lo hiciera por otros medios: a pie, transporte público, bicicleta, etc. Eso no lo digo yo, sino que lo repitió por años Peñalosa con todos los estudios que soportaban la afirmación. Pero también entiendo perfectamente que mucha gente prefiere comprar un carro y sobrellevar todos esos costos extra**, sólo por no usar el transporte público. Yo también lo evado lo mejor que puedo porque tampoco lo encuentro como una alternativa mejor. Muchas veces no es más rápido y las congestiones e incomodidades de transmilenio o bus urbano no compensan las del vehículo particular. Mejor dicho: si movilizarse en carro particular no es eficiente, en bus/taxi lo es aún menos. No muchos están dispuestos a sobrellevar el casi humillante servicio de transmilenio, y eso que es en muchos casos más digno que el de los buses corrientes.

Y para que la gente (la que puede hacerlo) dejar de usar el carro particular eso debería ser diferente. Debería ser mejor negocio movilizarse en transporte público, como suele serlo en aquellos países de donde copiamos sus modelos de transporte.

Ahora Samuelito, el alcalde menos popular que haya tenido Bogotá (del que tenga memoria), el que goza de gran diversidad de apodos como bobolitro*, Samuel el bobito, Torombolo, Alcalde Diamante, y no se cuántos más … sale con esta bastante impopular medida -anunciada un sábado, vaya uno a saber porqué-, tal vez buscando bajar su popularidad a niveles nunca antes vistos. Y encima con la promesa de que será “sólo por dos años”. Me recuerda el impuesto del 2xmil (que luego se duplicó) que era también temporal. El mismo alcalde que nos prometió metro, recordando a Lyle Landley en “Marge contra el monoriel pero sin la gracia y buen hablar de Lyle. (Ricky Mandino en español)

La más grande consideración que tiene la medida es que le gente buscará comprar un segundo carro (los que sólo tienen uno) para evadir la medida y seguir su vida normalmente. Y la verdad me preocupa, porque eso sí que contriburía al colapso del transporte en la ciudad. Y lo veo probable. Lo curioso de la medida es que la hacen porque van a hacer muchas obras:

teniendo en cuenta que Bogotá será escenario en los próximos 2 años de la más grande intervención de la infraestructura en toda su historia, y que existe una crisis en la movilidad que requiere ser mitigada con urgencia para mejorar la calidad de vida de los habitantes

Pero no mencionan las que se viene haciendo desde que asumió la alcaldía en calles que no las necesitaban y encima las dejan mal hechas y tardan meses en terminarlas. Por así decirlo, porque muchas veces quedan sin terminar.

Se me encendió el bombillo y pensé: “si rotan aleatoriamente los números de pico y placa desestimularán la compra de un segundo carro, ya que no tendría sentido tener un segundo carro, soy un genio”. Pero me puse a jugar con excel y encontré que mi idea no era tan brillante. Pero sí encontré algo que le puede interesar a muchos: las combinaciones de placa que le sirven a los interesados para poder tener dos carros y poder usar al menos uno todo un día. Supongo que los concesionarios tendrán una tabla similar, pero al no encontrar nada parecido en internet la publico. ANACUPRO que es uno.

Hice una tabla con todas las combinaciones posibles (con el modelo de rotación que creía iba a solucionar el problema) e hice unos hallazgos importantes:
Placas
Hay tan sólo 5 grupos posibles.
– 15 combinaciones de placas no se cruzan nunca, o sea que son las únicas que servirían para evadir la medida.
– 10 combinaciones en 5 de los 10 escenarios presentan un conflicto a la semana.
– 10 combinaciones presentan conflicto un día a la semana.
– 11 combinaciones presentan conflicto un día a la semana y encima en 5 escenarios lo hace dos veces a la semana.
– 10 combinaciones presentan conflicto dos veces a la semana.

Supongo que las combinaciones que le interesan son las 15 que no se cruzan nunca, con el modelo actual:
Carros terminados en 0 y 4, 0 y 5, 0 y 6, 1 y 5, 1 y 6, 1 y 7, 2 y 6, 2 y 7, 2 y 8, 3 y 7, 3 y 8, 3 y 9, 4 y 8, 4 y 9, 5 y 9

Y las 10 que se cruzan en la mitad de los escenarios:
Carros terminados en 0 y 3, 0 y 7, 1 y 4, 1 y 8, 2 y 5, 2 y 9, 3 y 6, 4 y 7, 5 y 8, 6 y 9

De los anteriores los que con la combinación actual (iniciando el lunes en 7-8-9-0, vigente hasta el 30 de junio de 2009) tienen la suerte de sumarse a la lista de las 15 que nunca se cruzan, son 0 y 3, 1 y 8, 2 y 5, 4 y 7, 6 y 9

La fórmula es sencila: son los separados por 3, 4 o 5 números. Es decir: Si un carro termina en 0, el otro debe terminar en 4, 5 o 6 para que pueda darse el lujo de tener carro todos los días de la semana. Si usted es de aquellos que no puede dejar de usarlo nunca, claro.

Entonces la única forma de desestimular la compra de un segundo carro es volver completamente aleatorio el pico y placa, o por ejemplo que un semestre sea “impares”: 1-3-5-7 Lunes, 2-4-6-8 Martes, algo así. Pero no me imagino la confusión, así que tal vez la mejor opción sea que nuestro poco apreciado bobolitro que tenemos por alcalde cumpla lo que prometió (la movilidad y el metro eran su bandera y miren no más el secretario de movilidad que nombró) en su poco elegante campaña de desprestigio de su rival para ser elegido, y así los Bogotanos puedan dejar los carros en casa por elección propia, por conveniencia. Como debería ser.

Por lo pronto, me da igual. Para mí sigue siendo mejor en bicicleta1.
*egocéntricamente me atribuyo y responsabilizo por su autoría.
** El carro es un bien suntuario. No es rentable desde el punto de vista económico, si se pone a sumar los costos de gasolina, mantenimiento, depreciación, impuestos, créditos, seguros y de tiempo perdido en tráfico, entre los que se me vienen a la cabeza. Es mucho más rentable ir en taxi o en transporte público, prometo sustentar la afirmación con números algún día.
1Sin que “mejor” sea sinónimo de “más cómodo”. Mejor en términos de eficiencia.

PD
Como le leí a algunos en su estado de facebook: “Yo no tengo la culpa, yo voté por Peñalosa”. Yo tampoco, yo voté fue por Florez.

PD2
Hablando de placas, ya vamos por el 80%. Necesitamos de su ayuda para reunir las placas de todos y cada uno de los municipios de Colombia. Vea la lista completa.

PD3
Y la administración del bobolitro sigue vendiendo el pico y placa como algo ambiental. La prioridad es la movilidad, el resto es accesorio.

PD4
No es que esté escribiendo menos, es que escribo más en twitter. Sígame también en twitter

PD5
Salieron los videos de Inti, el blogger de On The Road Again en Venezuela. Están memorables e imperdibles.

¡Dejen vivir a Noviembre!


Hace dos años, el mejor videoblog que ha tenido Colombia* hizo una campaña por la defensa de los derechos del mes de Noviembre. En Octubre todo es Halloween, y no terminan de desaparecer cráneos parlantes, brujas con verruga en la nariz y calabazas luminosas, para ser reemplazados casi de inmediato por toda suerte de motivos navideños**

Noviembre está en el medio, es como un mes de transición. A mi no me gusta eso de empezar a celebrar navidad con casi dos meses de anticipación. Comenzar la navidad en noviembre es alimentar el odio de los detractores de la navidad. Comenzar la navidad en noviembre es cambiar el orden natural de las cosas. Es enseñarle a los niños que madrugando mucho amanece más temprano. Es alimentar ese consumismo gringo que tiene la economía global como la tiene. Es hacerle perder el encanto a la navidad.

Adoro la navidad. Siempre la he pasado con mi familia y siempre la asocio con cosas positivas. Se aproxima esa oscura fecha para nosotros, los puristas de la navidad. Los que crecimos relacionando Diciembre con vacaciones y Diciembre con los regalos de navidad. Los que celebramos en familia en torno a la natilla, buñuelo y demás. Los que odiamos esa saturación de adorno, villancico radial (no demora en salir el “de año nuevo y navidad” en Caracol) y colores rojo y verde en cuanta publicación impresa exista y no soportamos que la tortura sea por dos meses. Pero es hora de tomar acción compañeros. Paremos esta ignominia. Manifestemos nuestra oposición a tan macabra costumbre.

Con el comercio es caso perdido. Sería “quijotesco” pretender frenar esos tentáculos de la industria de la venta al detal. Pero sí podemos hacer algo en nuestro entorno cercano. No permitamos que en nuestros conjuntos residenciales quiten la decoración en Halloween para poner la de navidad. En casa: no dejemos que nuestras madres, esposas o hijos sucumban a la tentación por seguir la corriente. Eduquemos a las generaciones venideras por el camino de la sensatez: no cedamos a sus caprichos y manipulaciones: “la navidad es en diciembre, porque soy su papá y punto”. Es hora de tomar acción. Es hora de parar esta locura. Es hora de reestablecer el orden.

Si está de acuerdo con lo anterior, siga leyendo.
Hace dos años le escribí una carta a los del 403 invitándolos a la reflexión. Tres años con este blog son tres años viendo que llega gente buscando modelos de cartas para quejas, derechos de petición o incluso para el día de la mujer o para discursos a hijas que cumplen 15 años (en serio ,lo he visto). Y bueno, de esta generación MTV uno ya más o menos sabe a qué atenerse y sabe que cualquier ayudita que uno les dé será bien recibida. Así que se la pongo fácil y si quiere ayudar a salvar a Noviembre puede hacer lo siguiente:

– Pase la voz. Difunda el mensaje. Por ejemplo: en facebook invite a sus amigos al grupo “dejen vivir a noviembre”.
– Invite a los lectores de su blog a unirse a la campaña. El link de este post es http://patton.blogdeldia.com/item/891
– Si lo suyo son las cadenas de correo: siéntase libre de copiar/pegar este post. Igual, para eso es la licencia Creative Commons: para que lo distribuya respetando un par de simples reglas.

O si cree que una carta podría ayudar, se le tiene el modelo:

SU CIUDAD, Noviembre XX de 200X

Señores
A QUIEN USTED DIRIGE SU CARTA
SU CIUDAD

Apreciados señores:

La navidad es una época en la que la familia se une en torno a una serie de costumbres y rituales, es una tradición que se ha mantenido por cientos, tal vez miles de años. Independientemente de cómo la celebre usted en casa, la navidad forma parte fundamental de las costumbres y de la idiosincrasia de nuestro país.

La navidad también es una época muy importante para el comercio organizado. Tanto así, que cada año pretenden impulsar las ventas de noviembre por cuenta de tan ansiada fechas por los niños.

Es justamente por los niños que escribo esta carta. Las nuevas generaciones cada día son más facilistas, consumistas y pareciera que nada los sorprendiera. Si usted a sus hijos o sobrinos pequeños les permite celebrar navidad en noviembre les estará enviando un mensaje equivocado: los acostumbrará a ceder a sus caprichos, los habituará a que se haga lo que ellos digan o el comercio ordene. No por mucho madrugar amanece más temprano dice el refrán. Cultive la virtud de la paciencia y ayúdelos a valorar y disfrutar de las fechas especiales. Enséñeles que cada cosa tiene su lugar y su momento. ¿acaso el cumpleaños lo celebran un mes antes? ¿el año nuevo en septiembre?.

¿por qué empezar a saturar el paisaje con decoración que corresponde a navidad?. Disfrutemos la navidad en diciembre, como siempre lo ha sido. Decorar las casas y espacios comunes desde noviembre es alimentar el creciente odio de muchos por la navidad. Es

No quiero que piense que soy uno de esos amargados que odia la navidad. Todo lo contrario: la amo. Me trae los mejores recuerdos de mi infancia, es la época más feliz del año. Soy de los que se gasta lo que no tiene por hacer feliz a sus seres queridos. Crecí contando los días para la anhelada nochebuena y lloraba de emoción cuando veía que el niño Dios había atendido mis solicitudes.

No dañemos esa tradición tan bonita. Todo en su debido momento, dejemos vivir a noviembre, dejémolo como ese mes de transición entre halloween y navidad, como ese merecido descanso de saturación mediática. Escribo esta carta para pedirle, o rogarle si es necesario, que por favor no decore con motivos navideños en noviembre.

Sin otro particular, y para desearle un feliz noviembre,

SU NOMBRE

PD
Si le parece podríamos agregar a la carta que la decoración navideña en noviembre se ve mañé/loba/ridícula/barro, y que hasta de mal gusto será. A ver si por tocándolas por el lado del ego de diseñador de interiores y sentido de la moda podemos convencer a ciertas amas de casa.

*o que al menos yo haya conocido
** ángeles, santa claus, papá noel, viejitos pascueros y demás encarnaciones del gordito bonachón de Coca-Cola que dicte la moda impuesta por los fabricantes Chinos. Porque todos los años la moda -no se si lo hayan notado- cambian las decoraciones y las tendencias. El año pasado eran diminutas luces azules. Me temo que no tendremos que esperar mucho para saber la tendencia este año cual será.

Yo no tomo ni borracho

Todos pasamos por una etapa en la vida en la que contar anécdotas de borracheras, osadías y tal cual estupidez cometida era algo de lo cual se debía sentir orgullo. En mi caso era el tema del primer recreo de cada Lunes, por ahí entre octavo y undécimo grado. En el colegio. La peligrosidad y osadía iba subiendo gradualmente en la universidad. Y en los primeros trabajos de los jóvenes profesionales ya involucran cosas más serias y a veces hasta trágicas. Pero todas las conversaciones giran en torno de lo mismo: “si viera la borrachera que me metí, hice una estupidez, luego otra y más adelante una peor”. o “qué guayabo tengo” o un simple “que rascononón”. Todos con un factor común: el tono de que es una anécdota de la cual hay que reir y sentir orgullo.

En el caso de muchos es una etapa, supongo que eso viene incluído en el kit de “aprender a socializar en el país del sagrado corazón”, “vivir la vida” o simplemente “madurar”. Para muchos deja de ser recurrente o motivo de orgullo al cabo de unos años. En mi caso fue por ahí a la mitad de la universidad. Llega un punto en que a uno deja de parecerle una hazaña el beber hasta perder la conciencia.

Pero en algunos casos (y muchos, según veo) esa “etapa” no se supera nunca. O el umbral lo subieron a los 40 años y no avisaron, no sé. Y es que se pone uno a pensar -y aquí lloveré sobre mojado o descubriré que el agua moja- pero es que todo en nuestra cultura (y viéndolo bien, en casi todo el mundo) todo gira en torno del alcohol. Es como la baba de Caracol o el jugo de noni: sirve para todo.

-Que si tiene frío, tómese un traguito.
-Que está haciendo calor, un aguardiente para ese calor mijo, que eso lo hace quemar calorías y se refrigera.
-¿Que tiene gripa? ¡emborráchela!. Y si no se cura se le olvida que tiene gripa*.
-¿hay un motivo para celebrar? ¿ganamos? ¿obtuvimos un logro? Pues qué mejor motivo para emborracharse, ¡claro!
Por el contrario, perdimos. Ahoguemos las penas. Así se olvidan.
-¿despecho?. Emborracharse es la solución. Así se le olvida todo. Eso sí, deje el teléfono en casa. (entregue el celular, haciendo referencia al “entregue las llaves”)
-¿quiere obtener de esa mujer / hombre algún acercamiento físico / romántico / sexual?. Claro, emborráchela(o)! (o “embellezcala” en caso de ser necesario)
-¿quiere seguir una tradicion sin sentido y armar “bonche” con la policía en su universidad?. Use una botella de destilado como bomba molotov (en caso de no tener otro combustible a mano, claro).
-¿necesita tomar valor para algo?. Tómese unito.
-¿está de rumba? Si no se emborracha, no saldrá lo suficientemente decadente en las fotos que subirán el domingo a facebook. Ya sabe, al menos media por cabeza. (y luego se preguntan que por qué los bares son los mejores negocios).
-¿Cumpleaños?. Uy, me imagino que la rasca que se va a meter! ¡hay que emborracharse! (personalmente: lo último que quiero de mi cumpleaños es no acordarme del mismo)
-Lanzamiento, coctel, evento social. Por supuesto, champaña, whisky, vino… no pueden faltar. Eso pone la gente conversadora y amigable.
-Soportar grandes cantidades de trago es señal de virilidad. Peor aún: hay mujeres que se siente muy berraquitas por soportar más trago que otras mujeres y muchos hombres. Si me preguntan: me parece aparte de decadente, algo medianamente patético.
-Llegó una visita. Hay que darle trago. Whisky, aguardiente, sabajón, una cerveza. Lo que sea pero hay que darle trago para “atenderla” como es debido.
Y estos son apenas unos pocos motivos. La lista debe ser interminable.

Cualquier excusa es válida. Es más, ¡no hace falta excusa!

Y claro, genera todo tipo de videos.


Seguramente si hubiera estadísticas, un buen porcentaje de videos de youtube es de gente haciendo pendejadas bajo la influencia de algún grado de alcohol.

Y obviamente la fuente de todo lo que uno necesita saber de la vida (los refranes) está lleno de alusiones:
“Que se riegue sangre mas no licor”
“Apenas estamos comenzando la fiesta … apenas estamos comenzando a beber ..** “
[inserte su refrán de apología al alcohol aquí]

Claro, el alcohol tiene la propiedad de liberar, desinhinbir y en otras palabra poner “cheveronga” la gente. Me incluyo. Por ejemplo yo soy pésimo para bailar, pero si me “estimulan” con una generosa ración de alcohol no es que me convierta en chayanne, pero al menos me importa menos y hago el ridículo con soltura.

Yo me pregunto (y sin querer sonar a clase de comportamiento y salud o cura de parroquia). ¿en qué momento el trago pasó a ser el eje de la vida de … casi todo el mundo?. ¿en qué momento se volvió indispensable hasta para “bendecir” un barco en su botadura?. ¿es tanto el poder de la publicidad que lo hizo necesario o es que nuestras vidas son tan miserables que solo borrachos podemos tener momentos felices? ¿en qué momento pasarla bien es emborracharse en un lugar público pagando precios ridículos y chupando humo ajeno? ¿ de cuando acá ufanarse de conocer a los dueños de los bares de moda es motivo de orgullo?

Yo soy de los que piensan que un par de traguitos para “entonarse” no están nada mal, pero cada vez me siento más solo*** porque a medida que pasan los días veo más gente ya muy grandecita como para andar todavía hablando con orgullo de la cantidad de estupideces que hizo por emborracharse, o que se siente muy “la chimba” porque hoy domingo se está muriendo del guayabo. A mi me daría pena y en lugar de andar divulgándolo, simplemente me lo reservaría.

Eso es lo que no entiendo. ¿estamos tan “paila” que necesitamos vivir alcoholizados para sobrellevar nuestras patéticas existencias?. La verdad, yo no creo. No es que me las tire de puritano y condene el trago como elemento socializador, no. Lo que pasa es que no sé qué pasa en este mundo para que mucha gente tenga que andar borracha (o drogada) para poder disfrutar algo en la vida. Lo que pasa es que no entiendo por qué hay tanta gente que no puede pensar en una actividad que no involucre trago. ¡Es que no les cabe en la cabeza!. Lo que pasa es que me duele ver tanta gente que todavía se crea muy “cool” porque no se acuerda como llegó a la casa la noche anterior. Y que es su rutina de fin de semana, encima. Es hasta triste.

Pero así son las cosas.

*Bueno, yo tenía una teoría (y es que me funcionó UNA vez). Una laringitis es una infección en la garganta (más precisamente laringe, lo que explica en algo que se llame “laringitis”). El alcohol tiene propiedades antisépticas, es decir: mata bichos. El whisky es en buen porcentaje alcohol. Si usted aplica una buena dosis de alcohol directamente sobre las bacterias (en este caso, whisky que rueda por su laringe), ellas mueren y usted ese sana. Me funcionó una vez, y bueno … suena pseudocientíficamente razonable. Pero por si las dudas: no haga esto en casa. Y no funciona con gripa: la gripa es un virus.

** … porque el que bebe, se emborracha. El que se emborracha, se duerme. El que se duerme, no peca. El que no peca, va al cielo. Puesto que al cielo vamos, bebamos.
Beba-beba-bebamos, hasta que perezcamos, y cuando perezcamos, volvamos a beber… salud!
arriba la virgen del carmen
abajo satanas viejo hijueputa
y si se emputa que se empute por hijueputa
Arriba
Abajo
A un lado
al otro
Al centro
Al sexo
Pa’ dentro!

Es un brindis que aprendí en AIESEC y que se pasa de generación en degeneración. La última vez que revisé no había cambiado. Hablando de AIESEC, al ser una asociación internacional pude vivir en carne propia que lo del alcohol es mundial. Incluso hay cancioneros de “drinking songs”, canciones como ésta para … celebrar el ritual de emborracharse.

*** No, no es vejez 😛

PD
No condeno (si mucho critico) el consumo de alcohol, solo que a veces me da la pensadera. Aparte que no tengo la autoridad moral para hacerlo. Ni más faltaba.

PD2
He sido invitado de nuevo para participar en un blog colaborativo para contar mi experiencia como usuario, en este caso de un Nokia N95 8GB, esta vez desde un punto de vista tecnológico (eufemismo para ñoño o geek). Es un muy diverso y selecto grupo, con un experto en deportes, una en moda, un gourmet y uno enfocado a la música. Como la vez pasada, los tendré al tanto.

PD3
Abrí cuenta en facebook.

Es cuestión de actitud … olímpica*

Ayer la majadera se quejaba que por qué nadie hablaba de los olímpicos en los blogs que ella lee. Y tiene razón, tal vez sea cierto que twitter se está llevando nuestros posts resumidos en 160 140 caracteres**.

Esta mañana mientras desayunaba oía a César Augusto Londoño entrevistando a la pesista Colombiana Ubaldina Valoyes. Hablaron de su florecita en el pelo, que estaba muy bonita y ella respondía orgullosa de su “pinta” y de los piropos medios verdosos de Londoño. Ya “serios” ella dice que “dí lo mejor de mí”, que “lo que importa es la competencia” y que “el séptimo puesto es bueno”. Le faltó decir la malinterpretada frase de Maturana: que “perder es ganar un poco”. Lo es. Perder es ganar experiencia y aprender de ella para ganar cuando realmente lo vale: di tú una medalla de oro olímpica vs no ganar en un evento clasificatorio. Esa es la parte en la que no han querido darle el mérito y el verdadero sentido del “profe Pacho”.

Pero ese no era el tema. Terminé de desayunar y procedí a “twittear” lo que pensaba de sus palabras, que son las de muchos de nuestros deportistas. Hubo varias respuestas, algunas a favor otras en contra. Respondí en 140 caracteres exactos: “La competencia olímpica es durísima, son los más duros del mundo. Pero los que ganan no van pensando en “dar lo mejor de sí” sino en ganar.” Particularmente en contra estaba (y está) @blueandtanint quien creo que representa la mentalidad de un muy buen porcentaje de deportistas y no deportistas Colombianos. Porque es a todo nivel: de ahí que a muchos les parezca aceptable que siendo profesionales ganen el mínimo y trabajen 14 horas … por “ganar experiencia”.

Le respondí en “direct message” que no estaba entendiendo mi idea: Que la diferencia entre los que ganan y los que no está en que los primeros no van pensando en “dar lo mejor de sí” sino en que son los mejores y tienen que demostrarlo, que para eso se prepraron por años y a eso fueron. No a intentar ganar y si los demás se enredan y se caen y estoy de chepa pues gano. El gerente daba un buen ejemplo: “Phelps no da lo mejor de si, da mucho más, lo suficiente para ganar, solo piensa en eso y solo hace eso”.

Salvo contadas y evidentes excepciones siempre he pensado que en todo en la vida, y muy especialmente en los deportes, la diferencia la hace la actitud mental positiva. El cuerpo tiene límites, las técnicas para practicarlos también, incluso los implementos (vestidos de baño por ejemplo) hacen su aporte … pero a una final llegan los X mejores en prácticamente igualdad de condiciones, tanto físicas como técnicas. La diferencia está en sus cabezas. La diferencia está en que el que le gana a los otros X-1 no está pensando en que “ya cumplí, estoy aquí, esta gente es una dura, haber participado es ganancia, haré una participación digna y si estoy de buenas gano”. No. Ellos piensan: “soy mejor que los que están a mi lado y me preparé todo esto tiempo para esto. Vine a ganar y eso voy a hacer”.

Obvio. La preparación, el fogueo, el biotipo y todo eso influyen. Pero en una final la diferencia está en la actitud mental, el resto son excusas.

Hoy ví en la mañana los 10.000 metros de atletismo, femenino. Una Holandesa (pero de las antillanas, o sea que una negra corriendo por Holanda y por su pasaporte, de esas altas y corpulentas) haló el grupo la mitad de la competencia y lo fraccionó. Se armó un grupo de una 10, entre las cuales estaban una rusa, una gringa y otra pálida no me acuerdo de donde. El resto: las gacelas africanas que siempre dominan estas competencias. Ah, y una turca de 40 kg, con unas piernas como termómetros y gracioso correr. Faltando unos 2km arrancaron cuatro: la turca, dos de Kenia (hermanas ellas, creo) y una de Etiopía, claramente más alta y corpulenta. Ya muy cerca del final la turca atacó y se desprendió de las demás acompañada de la Etíope. La de 40kg y 1.59m de estatura vs la otra mucho más alta y corpulenta. En la última vuelta y tan pronto sonó la campana arrancó la etíope cual raponero por la Caracas y ganó. Pero la moraleja tipo libro de autosuperación no estuvo allí sino en la de bronce: una gringa. Le ganó a las de Kenia y las dejó “viendo un chispero”.

Yo no creo que la gringa, física y técnicamente inferior a las de Kenia haya estado pensando en “dar lo mejor de sí”. Ella sólo pensaba en ganar, en que los límites están en la cabeza. Superó a las que siempre las habían superado porque no iba derrotada desde antes de partir ni en hacer una presentación digna ni en el que el nivel es muy alto ni en que el estar allí ya era ganancia. Con esa autosuficiencia y arrogancia que tanto nos choca de los gringos. Si bien no se llevó la de oro sirvió como ilustración perfecta para mi ejemplo. Igual para la Turca de quien casi se mofaban los comentaristas de señal Colombia por su aparente inferioridad física.

Claro que todos dan lo mejor que sí, al final de la competencia se puede decir eso y les creo. Claro que hay diferencias físicas y técnicas. Y el clima, la humedad, el “jetlag”, la contaminación y posición de los astros influyen, así sean de forma igual para todos. Pero durante la competencia la diferencia la hace entre el enfrentarla pensando en “voy a intentarlo” y el “voy a hacerlo”. Y en el país del sagrado corazón, Colombia, somos expertos en el “voy a intentarlo”***. Al fin y al cabo a los olímpicos son muchos los que van a participar y pocos los que van es a ganar.

PD
Le ruego lea los comentarios de este post antes de decir algo. No pretendo en ningún momento generalizar ni afirmar que todos los deportistas Colombianos en los olímpicos participaron así… ni mucho menos criticar que no todos hayan ganado medallas. Me refiero a los que evidentemente van derrotados antes de participar en la competencia, ya sea olímpica o de cualquier otra naturaleza. Colombianos o no.

PD1
Hay algo curioso con esta nueva generación que llamo “generación MTV“, a veces injustamente, y es que les han metido desde su más tierna infancia la mentalidad de que con actitud todo se puede. Y muy bueno que tengan la autoestima alta y eso de creer en sí mismo, muy bueno. Lástima que en algunos casos puntuales algunos se crean mucho ese cuento (pura actitud acompañada de no tanto talento) y se pasen al otro lado. Recuerdo un twitt que escribí alguna vez: “Una fina línea separa creer en uno mismo, tenerse confianza… y otra es ser un patético convencido. Muchos se las arreglan para cruzarla”. Lo mejor del caso es que iba dirigido a alguien en particular, a quien no solo no le cayó el guante (son tan convencidos que nunca es con ellos, son impermeables) sino que encima se mostró muy de acuerdo! Estos personajes producto de décadas de libros de superación personal son orgullosos: no reconocen sus errores, sus inflados egos se los prohíben. Si erran no se disculpan, se ufanan de su gran humildad (¿?) y cuando se les hace caer en cuenta de alguna falla se hacen los idiotas.

Definitivamente es que todo extremo es vicioso.

PD2
La ciudad del sagrado corazón está perfecta en seguridad, empleo y ambiente. Sólo necesita mejorar sus vías. Gracias por sus clicks.

*Quienes leen este blog desde sus inicios sabrán que ese es como mi mantra, como mi “tagline”: Todo es cuestión de actitud.
** Muchas veces la idea central del post se puede resumir en 160 140 caracteres, sin tanta carreta… lo que es por un lado bueno, y por otro no tan bueno.
*** Por eso siempre me cayó bien Javier Álvarez, porque siempre ha trabajado la mentalidad del jugador por encima de lo técnico.