Si ellos pueden, yo también

Me gusta el deporte. Solía ir al gimnasio a diario y a ratos me hace falta, tengo ganas de regresar. Me movilizo a diario en bicicleta y bueno, lo disfruto.

Nunca me he sentido, sin embargo, más que alguien al que le gusta hacer ejercicio. Deportista es un apelativo que me queda grande. Admiro profundamente a los ciclistas profesionales, y su capacidad de rodar 200km a un promedio superior a 40km/h, o subirse a cimas como la vía a La Calera a 25-30km/h, como si nada. No creo ser capaz de sostener ese paso más de 5 km, y en plano. De igual forma admiro a quienes se consagran tiempo completo a la disciplina deportiva que sea. Uno de mis sobrinos, por ejemplo, entrena 2 veces al día. Ya es miembro de la selección Antioquia, ha ganado campeonatos nacionales de natación con su equipo, y apenas va a cumplir 15 años.

Lo dicho: soy apenas un entusiasta. Es por eso que siempre respeté la media maratón como algo para los profesionales, para quienes entrenan a diario. Como para los que uno ve en TV. De esos que usan esas lobísimas camisetas sin manga y balaca blanca, entre otros símbolos cliché de su consagración al atletismo. Corrí la carrea recreativa (10km) un par de años (2001-2002), solo por ser parte-de.

Pero el año pasado, el señor “artista de la confusión” me hizo cambiar de opinión. Me pidió que le llevara algo de tomar para cuando pasara por la altura de mi casa, que es poco más de la mitad del recorrido. Y entonces vi que la gente que asume ese reto es tan común y corriente como uno. Es más, gente que evidentemente es más común y corriente que uno. Deportistas de domingo y todo se ven.

Bueno, vaya uno a saber si llegaron al final, pero asumamos que sí
Me prometí que lo iba a hacer entonces este año, preparándome adecuadamente. Como suele suceder, no lo hice con la suficiente antelación, pero empecé ayer. La condición cardiovascular creo que me alcanza, lo que necesito es resistencia y acostumbrar los músculos a un ejercicio tan diferente al pedaleo.

Como de costumbre, será una media maratón llena de gadgets. Empezó el sábado con ésto:

Sí, un dispositivo sensible al tacto mide la presión que ejerce el pie al tocar el piso, y de acuerdo con eso se determina qué tipo de zapatos debes usar. Están los que pisan más con el talón, los que pisamos más con la punta, y los que pisan con los bordes externos o internos. Entonces hay zapatos diseñados para cada tipo de pisada. Se llama Footscan system, y te dan un 20% de descuento en ciertas líneas si te haces el test. (tiendas Adidas en Bogotá)

La indumentaria para la media maratón - Share on Ovi
Entonces, viene la indumentaria. Ya hablaremos en profundidad de la tecnología que hay detrás de todo ésto, pero por ahora sólo hablaré de dos de ellos:


Los audífonos.
Correr puede ser aburridísimo si no tienes algo que te acompañe, o incluso que te haga olvidar que estás corriendo o que haga que se te pase el tiempo sin que te des cuenta. Como la música.
Pero intente hacerlo con audífonos con cable a ver como le va. Mis orejas no se ajusta a la media mundial y entonces es bastante usual que los audífonos tradicionales de cable no duren más de cinco segundos en su lugar. Lo cual es absolutamente frustrante, como podrán imaginar.
Tuve que lidiar con esta situación por años hasta que encontré estos audífonos
.

Llevo usándolos por casi un año en la bici, pero la prueba de fuego fue ayer trotando.

Éxito total. No se mueven, no se sienten, y el sonido: perfecto. Recomendadísimos.


El “porta-ipod”
En realidad, es el nombre que le dan en la tienda donde me lo vendieron. En inglés lo llaman “Running arm pocket”. Era un accesorio que necesitaba con urgencia para la media maratón, ya que pienso hacer lo que siempre hago cuando voy en bicicleta: documentar todo en Nokia Sportstracker. En este caso lo haré en vivo, habiendo encontrado la causa del problema que no me permitió hacerlo en charla que dicté junto con @cinealoido en Campus Party, la semana pasada.

Obivamente, trotar y cargar gadgets como que no son actividades del todo complementarias. Cargar un teléfono, las llaves y la billetera mientras se corre no suena para nada cómodo.

Ayer lo usé por primera vez y debo decir que me sorprendió. No se siente que uno lleva algo relativamente pesado como lo es un teléfono, no se escurre, no se siente apretado …mejor dicho: es todo lo que uno necesita: que no se sienta, que no sea una molestia y que preste el servicio esperado. Y lo hace.

Estaré documentando el día a día de la preparación con el mayor nivel de detalle que pueda, así que este post se actualizará a diario.

El día 1 (Julio 19)
Julio 19 - Share on OviJulio 19 - Share on Ovi
Completo en Sportstracker.
Lo hice a un ritmo muy suave. De puro bugueño (o pastuso) se me olvidó ponerme los tenis nuevos. Al día siguiente me dolían los muslos, pero muy poco comparado con otras veces, parece que los estiramientos antes y después funcionaron.

Día 2 (Julio 20)
Julio 20 - Share on OviJulio 20 - Share on Ovi
Esta vez sí me puse los tenis nuevos. Calzan como un guante y fue como si los usara de toda la vida: ni una sola molestia. Excelente.
Esta vez no empecé a sentir el “¿será que ya voy a llegar?” o el “¿en qué momento me metí en esto?” sino cuando llevaba unos 3/4 del recorrido. Ayer fue antes de llegar a la mitad. El dolor en las pantorrillas y los calambres de ayer (que no mencioné) desaparecieron, pero el de los muslos aumentó. Me fui despacio. No me sentí cansado, pero el dolor está fuerte. A ver como amanezco mañana.
Me acordé a mitad de camino que tengo un HRM de Polar. Lo usaré, a ver como va el corazón…. pero no creo que esté pasando de los 160.
Por desgracia al partir, cuando metí el teléfono al “bolsillo de brazo” presioné la tecla de “pausa”. Me di cuenta llegando a la mitad del recorrido, por lo que la medición es prácticamente inservible. Sin embargo, el promedio de velocidad es similar al del día anterior, lo que ha de ser buena señal.
Completo en Sportstracker.

Día 3 (Julio 21)
Julio 21 - Share on OviDía 3 - Share on Ovi
Fue el primer día con HRM. Este es el modelo más básico de Polar (F1) que mide apenas las pulsaciones, y ya. En reposo tengo 80, lo máximo a lo que subí (que me haya dado cuenta) fue 171. Según el aparato el promedio es 145, pero es engañoso porque supe como usarlo mientras escribiía este post, unos 20 minutos después de haber parado. Mañana tendré un dato más preciso.
Me sentí muy bien en la primera mitad y me demoré apenas 10 minutos para llegar. Dolor: muy poco. Sin embargo subiendo empecé a sentir dolor en los muslos y a bajar el ritmo. Hice menos de un minuto menos que el primer día, aunque el ritmo aparentemente fue superior. Sin embargo es engañoso porque registró una distancia mayor, tal vez porque estaba nublado y el GPS se despistó mucho. Mañana no trotaré porque voy a ciclopaseo, pero el jueves aspiro a subir a dos vueltas. Me preocupa es el viaje a Buga: tengo que entrenar allá.
Completo en sporstracker

Día 4 (Julio 22)
Dia 4 - Share on OviDia 4 - Share on Ovi
Miércoles de ciclopaseo. Un ejercicio diferente para dejar descansar los muslos y hacer un ejercicio diferente. Al final estaba un poco cansado, pero me sentí muy bien. Algo de dolor en una rodilla derecha, en la parte externa. Parece un ligamento inflamado. 30km pero a un ritmo muy suave.
Completo en sportstracker

Día 5 (Julio 23)
Día 5 - Share on Ovi
No troté. El dolor de los muslos desapareció, pero el del ligamento externo de la rodilla derecha, al bajar las escaleras persisitió, por lo que preferí reposar. Hice un estiramiento para ver si salía o no a la 9PM y lo que hizo fue que me doliera más, entonces mejor no. Igual caminé unos 5km, algo es algo.

Día 6 (Julio 24)
Viaje a Buga.

Fondo Nacional del ahorro

(queja enviada por Marlon Alvarez Mon, Jul 6, 2009 at 7:52 PM)

Buenas noches nuevamente envió una queja porque insisto en el mal servicio que presta el Fondo Nacional del Ahorro, el día de hoy al fin después de conseguir el formulario en otra ciudad, me dedique ha hacer la fila llegue a las 10 am a la única oficina de Medellin y cuando nuevamente la sorpresa habían 67 personas antes que yo (el turno en el que iban era el 30); a mi me toco el turno 97.
Espere 3 horas para que me atendieran y eso porque me regalaron el turno 86; después de eso me dicen que mis cesantias se demoran 1 mes en consignarlas o que la otra opción es que yo pague mi matricula por valor de 4.500.000 y que espere a que me consignen; esto me parece inaudito que tenga que pagar intereses a un prestamista durante 1 mes por la plata que es mía; ustedes están dilatando un proceso sencillo y lo están volviendo engorroso.
Fila de 3 o mas horas para reclamar un formulario
Fila de 3 o mas horas para entregarlo
Espera de mas de 1 mes para que le entreguen el dinero que es propio…la verdad me siento muy decepcionado de haberme cambiado a este fondo cuando todo este tramite duraba 12 horas en Porvenir. Esto es sinceramente frustrante…ademas me va diciendo la niña que me atendió que esto iba a Bogota a ver si un caligrafista y otras personas mas determinaban haber si yo soy realmente el que firma, si yo soy realmente el que porta la cédula, o si yo realmente soy al que la empresa le lleno un formulario para que le entreguen el dinero al cual tiene derecho…me pregunto es realmente todo esto necesario?
Que frustrante es tener que pasar por todo esto, y aun mas cuando esta es la segunda comunicación que envió y no he recibido respuesta hace mas de 15 días de la primera.

Ojala piensen un poco mas en las necesidades de nosotros sus clientes y al paso que vamos sus ex clientes

De eso tan bueno no dan tanto

Somos el país de “el vivo vive del bobo”. De la “malicia indígena”. Donde ser avispado es pasar por encima de los demás. Donde colarse en una fila es sinónimo de inteligencia. Si mire no más, ayer se celebraba el primer aniversario de la Operación Jaque y en el documental no solo dejaron de negar el uso de los chalecos de la Cruz Roja (como lo hicieron al comienzo) ni lo justificaron con una excusa chimba (como lo hicieron luego: “que fue que a uno de los agentes le dio sustico, pero fue por su propia iniciativa”) sino que encima lo dicen como una anécdota pícara. “usando nuestra astuta malicia indígena engañamos al enemigo, todo se vale [grin]”.

En DMG le decían a la gente de frente: “es lavado de plata de los narcos, por eso es que da esos rendimientos”. Y claro, la gente piensa “aprovechemos mientras dure, antes de que eso se caiga, el vivo vive del bobo decía mi madre … y somos del país de los echados pa’lante y de los más vivos”. Y mire usted como terminó eso.

O sea: es nuestra cultura. Muchas de nuestras madres nos criaron con el “avíspese papito”. Y no siempre para bien (copiése, cólese, quédese con el vuelto, etc). Así somos, no nos hagamos los santos.

Lo mejor es que en el país donde nos preciamos de ser “una flechas”, muy vivos … es donde más modalidades de estafa oye uno. Que el “paquete chileno”, que “la del pan y la leche“, que “la llamada millonaria”… la lista sería larguísima.

En internet tenemos muchas, empezando por unas inocentes cadenas de Amy Bruce o de gatos embotellados hasta el phishing de los bancos.

Y en los celulares, también.

Ya había hablado de la que me habían hecho (bueno, en realidad lo hice para saber si Tigo respondía, y no) con un aviso en facebook. Hoy leo en twitter que al gerente se la intentaron hacer. Ya la había oído (e incluso leído en El Tiempo, creo) pero la replico porque al parecer hay muchos que no lo saben.

Llega este mensaje de texto:

Uno llama y le dan las instrucciones: que para legalizar la entrega del carro hay que comprar $450.000 en recargas de Comcel, le dan el número, y que el lunes le entregan su premio. Y tan de buenas usted: se gano una rifa sin siquiera estar participando.

Y pasa como siempre: El diablito en el hombro izquierdo dice: “Huy, no compramos boletas para la rifa pero hágale, de una … gratis hasta un balazo”. El angelito en el hombro derecho obviamente trata de hacerlo entrar a uno en razón y hacerle entender que lo están robando (como pasó aquí) y bueno, unas veces gana el de la izquierda, otras el de la derecha.

Hay atenuantes, claro. Los cuentos son reforzados, pero son hábiles y logran confundir. Presionan diciendo que “tiene 30 minutos para consignar” y dependiendo del nivel de ingenuidad (o de torcidez) de la víctima, se dará cuenta que algo no va bien y verificará que la información sea cierta o no. Así lo hizo el gerente. Pero seguro muchos caen. Vi reportes en twitter.

Ya lo sabe: si le ofrecen tantas maravillas y lo presionan para que haga un pago (y en tarjetas prepago, por Dios!) en poco tiempo … ahí hay gato encerrado. Es una estafa, y usted está cayendo redondito.

Porque recuerde: “de eso tan bueno no dan tanto”.

PD
Nada, los extraño. De veras. Tenía PDs pero se me olvidaron.

PD2
Campus Party la próxima semana. Será una semana larga.